inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Jesús Soto de Paula  
  entrevista de Pla Ventura [ 02/10/2016 ]  
JESÚS SOTO DE PAULA: Un literato amante de la fiesta de los toros
El verbo fluido y genial de Jesús Soto de Paula resulta cautivador; hablar con este hombre un ejercicio para el espíritu puesto que, De Paula, tocado por la varita mágica de Dios es capaz de embrujar, no en vano, nacido por “allá abajo” como dirían los castizos, Jesús tiene el arte como estigma que corre por sus venas. Es cierto que, por el Sur, quizás porque lo dará su bendita tierra, es donde más artistas existen por metro cuadrado y, De Paula, por ancestros y por tierra en que ha nacido, en su materia, la literatura, es todo un prodigio.

Conversamos con el jerezano ante lo que ha sido la aparición de su tercer libro taurino, en esta ocasión, versamos sobre TORERÍAS Y DIABLURAS, su último libro que, como hemos podido saber, está causando furor entre los aficionados a la literatura más exigente y, ante todo, siendo ponderado por la crítica.

No es sencilla su tarea y, mucho menos, partiendo de la base de que escribir es cosa de locos y si la materia elegida es la taurina, el mérito todavía es mucho mayor. ¿A quién le interesa la literatura y, de forma concreta, la taurina? Es difícil su proyecto, pero todavía quedan gentes sensibles para emocionarse con las letras de Jesús Soto de Paula, un modelo de literato al que creíamos desaparecido pero que, con dicho señor, las letras toman vida, la que él nos entrega sin condición.

Jesús Soto de Paula que, como estigma lleva el glorioso apellido de su padre, al final no sabemos si dicho apellido le habrá beneficiado o perjudicado. Nadie lo sabe. Pero sí todos sabemos que, ser hijo de un genio, en ocasiones, es la peor desdicha que un hombre pueda padecer. Claro que, De Paula, está luchando entre editoriales por abrirse un camino en el mundo de la literatura que, en nada tiene que ver su señor padre que, como sabemos, su arte lo esparció por los ruedos del mundo.


Jesús Soto de Paula ante un cartel taurino muy significativo

-Ante todo, señor Soto de Paula, ¿cómo nace en su ser la idea por escribir Torerías y  Diabluras, un libro auténticamente  fascinante?
 
Nace de la idea de hacer visible lo invisible. No se trata de un resumen histórico desde Lagartijo y Frascuelo hasta Curro y Paula, o de un análisis al uso, sino de desentrañar las entrañas de estos, algo así como descarnarlos y dejar desnudo al espíritu. Me fascina el arte como misterio y su trance sobre el tiempo. Pues el arte posee su propio tiempo, un tiempo neblinoso, inefable y fresco, a esas cinco de la tarde... donde seguimos viendo desde un molinete de Belmonte a una media de frente de Paula.
 
-Si no recuerdo mal, ya tiene usted en el mercado tres “hijos” de papel. ¿Cuál de los tres le ha dado mayor satisfacción?
 
Bueno tengo cuatro. "Donde Rezan los Mitos" es un librito desconocido por la mayoría. Yo tengo con mis libros una relación turbulenta y a veces hasta tormentosa, pues nunca estás totalmente satisfecho con el resultado. Pero sí sé, que con "De Negro y Azabache" advertí una bella inocencia, algo muy desnudo, que en "Entre Clamores y Espantás" conseguí descubrir y descubrirme aspectos profundos, y que sin duda este último "Torerías y Diabluras" es lo mejor que he escrito nunca, es un libro... muy endiablado, incluso te diré que creo ser el primero en demonizar a la Tauromaquia, aunque esto puede ser hasta preocupante.
 
-Como dije en la crítica que escribí al respecto de su libro, dentro del mismo, hay  mucha literatura hermosa; yo diría que sus letras rayan en  lo genial. ¿Cree usted que los genios son siempre  comprendidos?
 
Creo ciegamente que los genios son grandes incomprendidos. La vida es una gran hija de puta, y los hombres (la mayoría) no sólo no están preparados para la genialidad, sino que detestan aquello que su razón no entiende, por ello arremeten contra ello. Sólo el tiempo es justo con los creadores.
 


Portada de TORERÍAS Y DIABLURAS

-Lo dije y lo vuelvo a repetir, de  seguir usted por ese sendero, falta ya apenas nada para que digan lo que yo dije: Qué bien toreaba el padre de Jesús Soto de Paula. ¿Se siente feliz ante la posibilidad de que  esto sea una realidad?
 
Nunca, jamás... gracias pero eso sería mucho decir, pero sí me encantaría que se me conociese por mí mismo. Mire usted, a mí nadie me ha ayudado a nada, y digo bien "nadie" y digo bien "nada", ¿me entiende? así que humildemente me haría feliz que se me reconociese lo poquito que pueda aportar, pues a la hora de escribir y de luchar estoy solo, casi como esa soledad del torero ante el toro.
 
-Por cierto, según pude saber, la  relación entre usted y su señor padre ha pasado por momentos difíciles. Quiero pensar que, dos genios juntos son muy difíciles de llevar. ¿Digo bien?

Bueno... no es ningún secreto lo que ocurrió en Ronda. No me importa decirle que estuvimos siete meses sin vernos ni hablarnos. Aquello... me hizo mucho daño, no a él, pues Rafael de Paula está por encima del bien y del mal. Sin embargo a mí me hundió, para un escritor nuevo y humilde como yo, aquello tuvo consecuencias muy negativas. Me dieron la espalda a mí, incluso mi editorial, los lectores... pero gracias a Dios mi padre me pidió perdón. Nos queremos a rabiar, a veces discutimos, pero él es mi inspiración primera, y será la última.
 
-Usted narró, en su primer libro, la historia de Rafael de Paula. ¿Cómo se las arregló para no caer en el partidismo hablando de su señor padre, el  irrepetible Rafael de Paula?
 
Mire, yo no escribo de hijo a padre, sino de aficionado a torero. Escribir sobre Rafael de Paula es algo así como enfrentarse al abismo, una negrura desafiante y amenazante que me atrae a su vez terriblemente. Yo en "Torerías y Diabluras" escribo que la creación consiste en tornar tus demonios en ángeles. El toreo de Rafael es eso mismo... describir lo indescriptible supone mucho de quimera, y a su vez de descubrimiento hacia sentidos de uno mismo que desconocías poseer.
 


Con su padre, Rafael de Paula, y Pepe Luis Vázquez

-Me han contado que ha tenido usted, respecto a sus libros, críticas muy bellas. ¿Cree usted que el mundo editorial hace caso de las críticas honestas y hermosas?
 
Para nada, las editoriales sólo miran las cifras y los dineros, lo demás les importa una mierda. Y el editor que diga lo contrario miente. Yo he conocido a editores que son para meterles fuego.

-Oiga, amigo, ¿nunca sintió el gusanillo de la afición por aquello de ser torero, viniendo de la cuna que viene usted?
 
Tanto yo como mi hermano Bernardo (que actualmente lleva la ganadería de Sayalero) toreamos mucho en el campo con mi padre de chiquillos, pero honestamente le digo que yo carecía de cualidades, sí sé que cuando pegaba un muletazo lo pegaba "bien pegao", pero lo tenía que ver muy claro...
 
-Al parecer, según me han contado, hasta ha sufrido usted ataques por parte de los animalistas -yo les llamaría animales- por aquello de difundir la cultura, en este caso, en su vertiente taurina. ¿Se puede entender semejante locura?
 
Digo, hace poco me preguntaron por las redes sociales, si no me parecía inmoral escribir libros sobre toros, yo le respondí que el día que los toros me parezcan "morales" dejaré de escribir de ello.
 


Jesús Soto en la Cope con David Galván

-Por cierto, usted que es un hombre de la cultura, ¿qué les diría a todos aquellos que  nos tachan de lo peor a todos los que amamos la fiesta de los toros y, como en su caso, la cultura  taurina?
 
Pues que la ignorancia es muy osada. Creo que hoy por hoy, existe mucha más barbarie e inmoralidad fuera de una plaza de toros que dentro. La tauromaquia escenifica un rito y una liturgia plena de valores (respeto, constancia, valor, romanticismo...) valores de los que la sociedad actual carece.
 

-En su libro, Torerías y Diabluras, nos habla usted de todos los toreros que en la vida han sido pero, a nivel particular, en los tiempos que  vivimos, ¿a qué torero le dedicaría usted un libro? Es decir, alguien que le tocara muy profundamente el corazón,  hasta el extremo de sus letras.
 
A ninguno. Sí que he escrito sobre Tomás, que es un torero que me gusta por su trágico Tancredísmo, escribí de él que era el sueño de Don Tancredo, pues si Tancredo supiese torear lo haría como Tomás, Morante me gusta más por lo que supone que por lo que es, pero ese "soplo" del que inspirarse actualmente yo no lo veo.
 
-Usted que ha buceado en los ancestros más bellos de la historia, por ejemplo, ¿qué  les diría Luís Miguel Dominguín, de vivir nuestra época, a los anti taurinos o a toda esa gentuza que no entienden de toros, pero mucho menos de seres humanos?
 
La tauromaquia terminará sucumbiendo (tristemente) a la ignorancia y a la falta de democracia de nuestro estado español. Vivimos en una democracia mal entendida y mal avenida, la cual muchas veces desemboca en una dictadura castrada y camuflada. Lo más aberrante no es "no saber", sino ese "no querer saber", del cual hacen gala tanto políticos como medios de comunicación. Creo que Luis Miguel como ser inteligentísimo que era, les diría que si perdemos la libertad de ser... ¿para qué demonios hemos luchado los españoles a lo largo de la historia?


Rodeado de amigos

-¿Qué me respondería si le dijera que me versara sobre Rafael de Paula? Reza uno de nuestros axiomas que nos dice que de artistas y de locos todos tenemos un poco.
 
Un punto de locura creo que es necesario para sobrevivir a la cordura. Le diría que en este libro aparece un Rafael que lo mismo se levanta de madrugada para coger un cuchillo y rasgar un cuadro dedicado a él, como que te habla de Joselito el Gallo y termina llorando. Estamos ante un ser único condenado a su propia genialidad, esclavo de sus tormentos y dichas, un ser que crea poesía sin ser poeta, y que rezuma la más culta de todas las culturas... la incultura. Y recuerdo aquella definición de Tía Anica la Piriñaca: "cuando canto a gusto la boca me sabe a sangre"... no creo que ni el mismísimo Sócrates pudiera definir con mayor justeza el sentir y decir de los gitanos.
 

¿En qué apartado se incluye usted por su faceta como narrador?
 
Soy un ladrón de mí mismo, porque me robo lo más íntimo de mí para escribirlo, humildemente mejor o peor. Odio explicar... así que prefiero decir, y decir palabras vivas, porque también existen palabras muertas. 
 
-¿Qué tesis “doctoral” expondría usted para que todo el  mundo le comprendiera como narrador?
 
Bueno, no sé si "tesis doctoral" pero sí sé me apasiona la filosofía del dolor como gran creador de obras cumbres. El sufrimiento como cauce para dulcificar el alma, así como el creador como espíritu incomprendido y el arte como la expresión más sublime a la que un ser humano pueda llegar junto al amor. De hecho en este libro uno de los capítulos se titula "Después de Dios y del demonio... el arte". Toda creación artística debe poseer su tragedia griega, de ahí la eterna discusión entre lo apolíneo y lo dionisíaco que nos dijera Nietzsche.
 


Jesús Soto de Paula mirando al futuro

-¿Qué futuro nos espera en este país que, como se sabe, a nivel del gran público, el gran medio cultural se llama Marca?

Ese nivel no nos espera... ya ha llegado y lo estamos padeciendo todos.
 
-Por cierto, ¿cómo ve usted el panorama taurino a nivel de aficionados? Se lo digo porque, imagínese que, si no recuerdo mal, en el año 1922, Ignacio  Sánchez Mejías toreó siete de las ocho corridas de toros de la feria de julio de Valencia y, ahora, dicha feria apenas es nada.
 
Lo peor que le puede pasar a cualquier expresión cultural es ser predecible, y al toreo hoy le ocurre eso. Precisamente la magia del toreo ha residido en la vivísima incertidumbre que transcurre entre el toro y el hombre, su peligro constante y su capacidad de crear belleza a partir de la tragedia y el miedo. El toro actual, (que sale más grande que nunca) es más domable y noble, a su vez la falta de ética de las figuras actuales hacen de ellos una estética más de oficiantes que de creadores emocionantes. No han sabido o querido beber del agua del clasicismo, son culpables ellos...de ser más profesionales que artistas. Para el que me entienda... siempre preferiré un enganchón emocionado y desnudo, que setenta muletazos limpios y vestidos de riguroso oficio.

 -No quiero cansarle más, señor Soto de Paula. Añada usted lo que quiera, de sus libros y de la propia vida.

Muchas gracias a usted y a todos aquellos que gusten de leer literatura taurina, supervivientes. Ojalá en este libro encuentren ese entender... que es desentenderse.

Fotos cedidas por el entrevistado 

  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
IVÁN, CHRISTIAN /
PALABRAS DE CORAZÓN /
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE? /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / España
IVÁN, CHRISTIAN
PALABRAS DE CORAZÓN
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE?
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.