inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Román  
  entrevista de Pla Ventura [ 01/11/2016 ]  
ROMÁN: Me desborda la ilusión
Román, así, a secas, es la revelación en el toreo en lo que a los diestros de Valencia se refiere. Román es capaz de ilusionar a todo el mundo, primero con su toreo y más tarde, con su sonrisa inacabable, la que hace concebir las más grandes esperanzas en lo que a sus actuaciones se refiere. Han sido diez actuaciones las de este diestro en la temporada que ahora ha terminado pero, las mismas, al diestro nacido a la vera del Turia le han sabido a gloria pura. Y tiene sus razones el muchacho porque el pasado año toreó una tarde y le dejaron sentado en la banqueta durante toda la temporada.

Román forma parte de ese elenco de muchachos jóvenes que aspiran a la gloria en el toreo, tarea que tienen muy difícil; primero porque no se retira nadie; segundo porque cada vez se celebran menos espectáculos y, acto seguido porque son muchos y, entrar en las ferias es poco más que un milagro. Pero es la fe la que les mantiene vivos a estos muchachos, caso de Román y de otros muchos chavales que, ilusionados, por encima de todo quieren ser toreros. Si opositar para ser juez es casi imposible, hacerlo para ser torero lo es todavía mucho más.

Claro que, de cobardes nunca se ha escrito nada, razón de la valentía de Román, la que expone frente a los toros y que le empuja a jugarse la vida. Como decía El Pana, hay que ser perseverante para resistir en la profesión, jamás desfallecer y siempre mirar hacia adelante. Este es el caso de Román que, poco a poco está obteniendo la recompensa soñada. Queda mucho camino por recorrer, pero el diestro se sabe en la senda del éxito, algo que le deseamos por completo.


Así es Román, desborda alegría e ilusión

-Román: ¿Ayuda esa sonrisa con la que nos obsequias en todas y cada una de tus actuaciones?

Ante todo estoy convencido que, trasmitir alegría es un hecho importante, más que nada por desmitificar la idea de la muerte; es decir, todos los toreros somos conscientes de que nos jugamos la vida, de que escenificamos un drama al completo, pero yo sigo ilusionado en trasmitir esa ilusión en cada tarde y si mi sonrisa ayuda para ello, ese será mi punto de partida.

-Has toreado diez corridas de toros, un número escaso pero que, comparado con el año anterior seguro que te han sabido a gloria. ¿Se pude explicar que torearas una corrida a principios de temporada y que nadie te llamara en el transcurso de la misma?

Es difícil la explicación, pero son cosas que pasan; tampoco soy el único que ha pasado por dicho trance, por ello, como tú decías, resistir es el verbo que nos tiene que motivar. Ante un caso como el mío, abandonar hubiera sido lo más sencillo; pero el toreo no está concebido para mediocres de alma, ante todo, aquí se tiene que estar preparado para lo peor que, lo mejor ya llegará.


Una fecha, 19.6.16, inolvidable, su confirmación en Madrid

-¿Qué sientes, cuando en la feria de otoño de Madrid te jugaste la vida de verdad ante una corrida complicadísima que, para colmo, hasta cortaste una oreja de peso?

Había que nadar contra corriente; los toros de Fuente Ymbro no eran los apropiados para hacer el toreo que uno sueña, de ahí que tiré de ilusión, de valor, de desprecio hacia mi propia vida porque sabía que había que apostar muy fuerte, por ello sentí la satisfacción de haber hecho lo que correspondía en aquel momento.

-De igual modo sabías que podías ir al hule en cualquier momento ¿verdad?

Eso lo tenía clarísimo; imagina que no me libré ni de la voltereta, pero era una apuesta fuerte, de ahí el riesgo que asumí. Estábamos en Madrid y no era cuestión de desperdiciar el momento.

-Para torear poco, Román, eso de sumar tres tardes en Madrid y haber cortado dos orejas no es mal balance. Lo digo porque, hombre, de haber un mínimo de justicia, la próxima feria de San Isidro entiendo que ya debe estar “firmada”.

Esa es mi ilusión y, ante todo, mi cometido diario, ganarme los contratos uno por uno. No quiero excesos, pero sí reclamo justicia. Es decir, si me voy ganando los contratos en todas y cada una de mis actuaciones me sentiré el más dichoso del mundo y, mucho más, si éstas tienen el refrendo correspondiente como me ha sucedido este año.


Lanceando rodilla en tierra

-Valencia te ayudó mucho ¿verdad?

Siento gratitud por mi plaza en la que, como sabes, he toreado dos tardes importantísimas; corté una oreja en Fallas y en San Jaime salí por la puerta grande, dos actuaciones pletóricas que me dieron mucha satisfacción, pero no vayas a pensar que me regalan nada porque en mi plaza me exigen como al que más, algo que me llena de orgullo; si exigen es porque esperan.

-Por todo lo que hemos podido ver, tu temporada ha discurrido mediante la lidia del toro encastado, es decir, el toro importante que siempre emociona al aficionado. ¿Qué prefieres ese tipo de toro o por el contrario el bobalicón que no emociona a nadie?

Puesto que uno tiene que jugarse la vida, ante todo prefiero el toro que emocione que, en definitiva, es el que le aporta autenticidad a la fiesta. Yo soy el ejemplo de lo digo por todo lo que he lidiado este año.

-Dices bien, porque el encaste Albaserrada ha sido la tónica dominante de tus actuaciones, algo que dice mucho de ti. ¿Cómo te sentiste frente a los toros de Victorino Martín en Almería?

Fenomenal. Me gustó mucho la embestida de dichos toros que, para colmo, como decíamos, trasmiten una emoción indescifrable y, a poco que ayuden, los toreros tenemos el triunfo asegurado.


Asumiendo el riesgo

-O sea que, para el próximo año ya tenemos, en tu persona, a todo un valiente capaz de afrontar todo tipo de retos.

Por supuesto. Es lo menos que puedo hacer. Aceptar el mayor de los retos con la ilusión de ser torero. No se trata de poder elegir, se trata, ante todo, de ser capaz y yo me siento preparado para lidiar cualquier tipo de ganado; y digo que así me siento porque este año ya lo he demostrado.

-Según muchos aficionados, Román, has dejado una estela de ilusión por allí por donde has toreado que, todo eso se traduce en expectación de cara al próximo año. ¿Tienes tú esa sensación?

Sin duda alguna. Lo que uno hace sabe muy pronto el calado que ha tenido entre los aficionados; uno debe ser siempre su mejor crítico. De nada sirven las alabanzas si uno no es consciente de lo que ha sido capaz de hacer.

-Está claro que, por lo que me dices, en las plazas que has toreado y triunfado este año, con toda seguridad, ahí seguro que te reclaman.

Esa es la idea y por eso me jugué la vida, para que me repitan tarde tras tarde que de lo demás me encargaré yo. La justicia viene por ahí, en lograr el triunfo para que más tarde los empresarios puedan contratarme.


Pase del desprecio

-Oye, Román, qué tarde más bella la del festival que toreaste en Valencia para el niño enfermo, Adrián Hinojosa. Nosotros, torero, admiramos tu gesto y sin embargo, como viste, siempre sale el mal nacido de turno para estropearlo todo, en este caso, para desearle la muerte al chico. ¿Cómo se entiende semejante aberración?

Ese es el problema, que nadie lo puede entender. Desde mi perspectiva como ser humano, considero que los que así opinan deben de ser enfermos, no concibo a una persona normal, por mucha maldad que pueda tener, aquello de desearle la muerte a un niño enfermo, sencillamente porque como ha confesado, de mayor quiere ser torero. Allá ellos, los que no tienen alma ni sentimientos para comprender la grandeza de un niño que, como gran pecado, está luchando contra el cáncer y es la ilusión por ser torero lo que le mantiene vivo. Qué mal deben de vivir todos aquellos que no saben comprender a sus semejantes. No quisiera estar en la piel de dichos sujetos que, repito, deben de tener una vida muy amargada.

-Eso de pensar que, de cara al próximo año, Román, lloverán contratos, al menos a primeros de temporada, eso debe ser muy gratificante para pasar el invierno.

Hombre, dicho así hasta suena hermoso y gratificante. No sé si lloverán pero, como antes comentábamos, aquello de haber triunfado en plazas tan importantes como Madrid y Valencia, cuando menos, para sus respectivas ferias, uno tiene la sensación de que estaré en las mismas. Es decir, lo poquito que he ido sembrando este año espero que tenga el fruto correspondiente de cara al próximo año. Ilusión la tengo toda.

-Tras escucharte, torero, supongo que a partir de ahora hasta reirás con mucha mayor ilusión.

Es mi forma de ser, tampoco tiene mucho mérito. Pero sí, de que todo ayuda es muy cierto; y si esa ayuda se llama éxito, mi alegría no puede ser mayor.


Román, el éxito y la sonrisa le acompañan siempre

-Muchas gracias, torero. Que todas tus ilusiones se hagan realidad y nosotros que podamos contarlas. Muchos éxitos y toda la salud del mundo para ti.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA MÉXICO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA ...
 
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS /
EL CARAMELO ENVENENADO DE MANUELA CARMENA /
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / España
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS
EL CARAMELO ENVENENADO DE MANUELA CARMENA
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.