inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Rui Bento Vasques  
  entrevista de Pla Ventura [ 21/01/2017 ]  
RUI BENTO VASQUES: Un empresario en la cúspide del éxito
Conversar con este lusitano admirable llamado Rui Bento Vasques es como recibir una cura de humildad de su parte. Treinta y cinco años después de que debutara como torero, pasado el tiempo tiene la frescura de la ilusión, la importancia de su trabajo y, sin amarguras ni rencores, camina por la vida con la prestancia que dan los años y, sin duda, con la humildad de todos los que han sabido triunfar sabiendo de sus ancestros. Ya se sabe que, el que no es capaz de saber de dónde viene, nunca sabrá hacia dónde va, que no es el caso de Rui Bento puesto que, como siempre hizo, lo tiene todo clarísimo.

Rui es un hombre culto, apasionado, trabajador infatigable que, como sabemos, le ha devuelto a Lisboa, en su coso de Campo Pequeño, toda la grandeza que emana desde las entrañas del toreo. Allí es santo y seña, un modelo de trabajo que deberíamos de emular. Sigo creyendo que el éxito jamás es gratuito y, en el caso de Rui Bento, el axioma se acentúa mucho más.

Como sabemos, el lusitano quiso triunfar en los ruedos, luchó con denuedo por ello y, cuando vio que el destino le daba la espalda, muy pronto comprendió el camino a seguir que, como se demostró, no era otro que estar ligado al mundo del toro, pero sin el traje de luces. Fuera de los ruedos tampoco era nada sencillo, pero había más margen de maniobra; digamos que no tenía que jugarse la vida, algo que le tranquilizaba puesto que, Bento, sabedor de que con el trabajo se puede lograr muchas metas se puso a ello, hasta el punto de que, muchos años después, estamos conversando con un empresario de éxito, en este caso, como gestor del coso lisboeta, es decir, la primera plaza de toros de Portugal.

Su vida como torero resultó apasionada; nada dejó por hacer, luchó como el primero y, como él dijera, sentía el toreo en el fondo de sus entrañas. En todas las temporadas que estuvo en activo compitió hasta consigo mismo, una prueba palpable de la dedicación y entrega que tuvo en su carrera profesional. No pudo llegar a la cúspide como hubiera deseado, pero fue feliz en lo suyo y, lo que es mejor, una dicha que se ha prolongado al paso de los años puesto que, su vida, pese a todo, tiene sentido dentro de las plazas de toros; su faceta como empresario de la plaza de toros de Lisboa lo dice todo.


Rui Bento en el callejón de Olivenza

-Señor Rui Bento: ¿Perdimos, en su caso, a un buen torero para ganar a un empresario de éxito?

Hace treinta y cinco años cuando empecé yo tenía la meta por ser torero, lo de empresario ni lo soñaba. Ocurre que pasan los años y, sin que uno se dé cuenta la vida le sitúa en un lugar determinado para que uno demuestre sus capacidades.

-Usted tuvo una alternativa de auténtico lujo, tenía una proyección importante pero, como se demostró, un toro le arrancó de cuajo todas tus ilusiones, allí por tierras de Francia. ¿Quiere eso decir que el hombre propone y el toro descompone?

Yo creo que la acepción correcta sería tanto como decir que las cornadas van dentro del guión que tenemos establecido cuando queremos ser toreros y, en mi caso, no escapé de dicho maleficio. Me hirió aquel toro para matarme, estuve más de dos años inactivo y, para mi desdicha, cuando reaparecí, ya había pasado mi tren; lo intenté por todos los medios, pero se me hacía ya muy difícil. Imagina que acudí a confirmar en Madrid tremendamente ilusionado, con la convicción de cortarles las orejas a los toros pero, la corrida era del Cura de Valverde, la que me arrancó de cuajo las ilusiones que me quedaban.


En esta imagen, el torero lusitano todavía soñaba con triunfar vestido de luces

-Señor Bento, he conocido a muchos toreros que, al comprobar que no habían podido triunfar, la amargura se instalaba en sus vidas y no tuvieron ya ilusiones para nada. Usted, por el contrario, aceptó con callada resignación su “fracaso”, se puso a trabajar en el mundo de los toros, justamente el que amaba y, en la actualidad es un hombre de éxito dirigiendo los destinos de la plaza de toros de Lisboa. ¿Cómo hizo usted para que se produjera semejante metamorfosis en su vida?

En mi profesión, como en cualquiera que uno elija, ante todo tiene que tener claro lo que quiere hacer; yo no soy una excepción en nada, pero sí tenía clarísimo que quería trabajar en el mundo al que amaba, en el que amo, como entenderás. Y me puse a ello, como han hecho tantas personas en nuestro mundillo. Trabajé junto a la casa Chopera, organicé espectáculos, apoderé a toreros y, como se desprende, hice mi vida junto al mundo en que amaba, algo que me ha reportado muchas satisfacciones y, sin duda, he sido feliz con lo que hago.

-Imagine como son las circunstancias de la vida puesto que, en los albores del año 2000, al parecer, Campo Pequeño tenía unos deterioros que, lamentablemente, apuntaban al cierre de dicha plaza, lo que hubiera sido una hecatombe. Restauran la plaza y, de repente le llaman a usted para que rija los destinos de la misma. ¿Por qué pensaron en usted, por ser lusitano?

No creo. La sociedad mercantil propietaria de la plaza querían que Lisboa tuviera el eco de antaño y recurrieron a mí para ofrecerme dicha gestión que, como entenderás, me satisfizo por completo; todo un orgullo que la primera plaza de Portugal cayera en mis manos. Quiero creer que, para bien o para mal, las personas dejamos una estela en nuestro camino y, como se demostró, la labor que yo venía ejerciendo como gestor y apoderado les agradó mucho, hasta el punto de otorgarme la gran responsabilidad que llevo ahora mismo.

-Hasta el punto de que, en la última temporada ha marcado usted un auténtico hito en lo que a programación se refiere. ¿Cómo ha logrado que las figuras de España acudan al coso lisboeta con las “limitaciones” que la corrida de toros tiene en Portugal?

Ese era el reto y lo logré, algo que me hizo muy feliz. Hice un gran esfuerzo para convencer a los mejores y, a fe que me atendieron, como de igual modo yo les correspondí. He logrado espectáculos memorables con las figuras que a Lisboa han acudido, destacando, entre todos los triunfadores a Morante que, todavía sigue la gente toreando por las calles tras su actuación, sin desdeñar a ninguno de los compañeros que allí acudieron. En definitiva, programé espectáculos de muy alto nivel y la gente ha respondido, incluso ha habido una masiva asistencia de gente joven, algo que me ha congratulado mucho.


Aquí le vemos con Juan José Padilla

-Le comprendo porque las figuras de España eran muy reacias a torear en Portugal por lo que hemos dicho, que no se pican ni matan los toros; digamos que, ellos entendían que se trataba de una fiesta menor, digámoslo así; pero usted les convenció de que la fiesta era tan grande como la nuestra.

Sigo creyendo que cuando se montan espectáculos de calidad, al final llega el éxito, en Lisboa o donde fuere. Imagina que en los últimos once años que dirijo la plaza, por la misma han pasado las grandes figuras del toreo. He potenciado todos los grupos de forcados, han actuado todos los rejoneadores importantes de Portugal y España, he dado oportunidades a diestros portugueses; en definitiva, con la ayuda de todo el mundo que ha creído en mí, he llevado a cabo una labor creo que muy digna.

-Usted ha sido el empresario que, tras muchos años, hasta tuvo el valor de montar una corrida con tres toreros y sin rejoneador alguno que, para su dicha, hasta la gente le abarrotó la plaza. ¿Quiere eso decir que no hay crisis en Portugal?

Portugal no es una excepción ante la crisis, como nos ha pasado en tantos países, de forma concreta en España que es donde más la hemos sentido. Pero no es menos cierto que la categoría de un espectáculo siempre tiene mucho tirón; tanto en la corrida que tú dices como en el resto de los muchos festejos que allí organicé. Programar festejos que de antemano susciten el interés del aficionado es el todo. Con la mediocridad, por barata que sea, no se avanza; los grandes éxitos vienen de la mano de los grandes artistas.

-Sin embargo, al margen de los grandes artistas que usted cita, ha dado oportunidades importantes a toreros como Días Gómez, su poderdante Juan del Álamo, Juan José Padilla que arrebató en Lisboa y algunos otros que no recuerdo su nombre. ¿Cómo se logra ese ensamblamiento de unos con los otros?

Ahí nace la astucia empresarial que, como adivinas, esa es mi labor. Si todas las tardes actuara Morante de la Puebla todo sería más sencillo; es decir, cualquiera lo podría hacer. Como te digo, esa es la capacidad del empresario, acoplar a todos sin que desdeñe nadie.


En la plaza lisboeta recoge los frutos de su trabajo y dedicación

-Vemos el coso lisboeta, todo un monumento por su hermosura arquitectónica y, la gran realidad es que si no estoy equivocado cabe menos gente que en Benidorm, por citarle una plaza de pueblo. Apenas llegan a los siete mil asientos, algo que intuyo que debe de limitarle mucho para la contratación de los grandes divos del toreo. ¿Acaso es usted un mago?

La magia la provocan los artistas, yo soy un profesional con una trayectoria muy bien definida que, como los hechos demuestran, no todo es dinero porque los grandes divos del toreo todos han acudido a Campo Pequeño. Toreros y rejoneadores al más alto nivel, a mi llamada, todos han acudido a este templo del arte llamado Campo Pequeño.

-Para esta temporada que se avecina, según cuentan, con motivo del 125 aniversario de la plaza, dicen que usted está preparando carteles de un interés inusitado; vamos, como ha hecho siempre pero, dada la ocasión, ahora, corregidos y aumentados. Como se ha dicho, el primer torero que tiene usted contratado es Juan José Padilla, que el pasado año cautivó en Lisboa. Verdad es que, la práctica totalidad de sus abonados que son la inmensa mayoría del coso, todos están renovando los mismos con inusitado interés. ¿Nos puede usted adelantar algunos de los nombres que conformarán la temporada?

Perdóname, pero no tengo nada decidido como es natural y lógico. Estoy en conversaciones con los apoderados de los diestros más influyentes; desearía el regreso de Morante, El Juli, Ponce, Roca Rey, así como tantos diestros importantes; trabajando estoy que no es poco. Pero sí, tengo la certeza de que lograré una temporada apasionante como gracias a Dios vengo llevando a cabo en los últimos años.

-¿Le molesta que le llame matador rememorando viejos tiempos?

Para nada, por Dios; es más, seré torero mientras viva porque los toreros, aunque dejemos de torear no nos retiramos jamás; a diario, amigo, siento la adrenalina del toreo aunque esté entre barreras.


En Las Ventas como apoderado de Juan del Álamo, otra dedicación apasionada

-Si no recuerdo mal, matador, tiene usted una anécdota creo que muy curiosa de la que, por la misma, por poco acaba usted con sus huesos en la cárcel. ¿Se atreve a rememóranosla?

La he contado muchas veces pero será un placer exponerla de nuevo porque, como dices, de curiosa tiene mucho. Hice una fiesta para unos amigos, toreé dos toros muy a gusto y, de pronto se me ocurrió matarlos a estoque, como venía haciendo en España y Francia. No le di más importancia al asunto que, de alguna manera era la misma naturalidad con la que actuaba cada tarde por las plazas de toros. Total que llegué a casa y al prender la televisión vi que estaban dando la noticia como si fuera una auténtico “asesinato” de mi parte. Me sentaron en el banquillo la primera vez en mi vida -y espero que sea la última- me pusieron seis meses de cárcel que no cumplí por no tener antecedentes penales, pero nadie me quitó una fortísima multa por el “delito” que cometí.

-Sus múltiples ocupaciones como empresario no le restan tiempo para apoderar a ese buen torero salmantino llamado Juan del Álamo. ¿Cómo ve el futuro de dicho diestro en manos de un triunfador como usted?

Creo que muy bueno. Juan tiene un palmarés fantástico en Madrid como en otras muchas plazas; ocho orejas cortadas en Las Ventas en los últimos años dan la medida de la grandeza de Juan como torero. Se trata de que, una vez más en Madrid sea capaz de dar el aldabonazo final, algo que estoy seguro que logrará muy en breve, condiciones las tiene todas.

-El impacto de su gestión al frente de Campo Pequeño, según he podido saber, hasta ha derrumbado ciertas asambleas de los antis que, como se demostró, han claudicado ante su labor. Imagino que, en Portugal, por aquello de no sacrificar al toro en el ruedo habrá menos detractores ¿verdad?

No creas. Estas gentes se organizan para sus cometidos y es contra ellos por lo que tenemos que luchar. Es cierto que, la labor que hemos llevado a cabo y la repercusión que ha tenido la temporada en Lisboa, ha acallado muchas bocas, algo que me hace muy feliz.


Rui Bento, con las herramientas propias, en su calidad de empresario

-Usted que es un hombre de empresa y comprometido a lo grande en la organización de espectáculos taurinos, ¿cabría la posibilidad de que se creara un ente de carácter mundial que aglutinara a todos los empresarios para, de tal modo, hacer frente a los animalistas que, para su desdicha, se llaman animalistas y no saben ni de toros ni de hombres?

Esa sería la idea, hasta el punto de que hace poco me reuní con Simón Casas, el gestor de Madrid y de tantas plazas importantes por el mundo y le vi muy a favor de la cuestión, algo que no descarto podamos llevar a cabo en un futuro no muy lejano. Es verdad que Simón está muy ocupado; dada su organización empresarial, lo que le falta es tiempo, pero como quiera que le sobran ideas, junto a él podremos lograr cosas muy importantes.

-Señor Rui Bento Vasques, que tenga mucha suerte, en definitiva, que siga trabajando a brazo partido con esa inteligencia que Dios le ha dado, la que ha puesto al servicio de la fiesta de los toros, todo un lujo para la afición lisboeta. Muchísimas gracias por regalarnos su mayor tesoro, su tiempo.

Fotos: 1y5 de Muriel Feiner; 4y6 archivo OyT; 2y3 cedidas por el entrevistado

  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
IVÁN, CHRISTIAN /
PALABRAS DE CORAZÓN /
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE? /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / España
IVÁN, CHRISTIAN
PALABRAS DE CORAZÓN
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE?
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.