inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antonio Ferrera  
  entrevista de Pla Ventura [ 14/02/2017 ]  
ANTONIO FERRERA: La superación, su triunfo más grande
Han pasado casi dos años desde que el maestro Antonio Ferrera sufriera aquella desdichada lesión en la plaza de toros de Muro y, la misma, ni siquiera ha podido lacerar sus ilusiones. Ante situaciones como la descrita, éstas son las que ponen a prueba a los hombres, una prueba que Antonio Ferrera ha superado con matrícula de honor. Jamás desfalleció ante el infortunio y, lo que es mejor, vuelve con ilusiones renovadas, como si fuera un chaval que empieza.

Convengamos que la profesión de torero sigue siendo la más difícil del mundo, como prueba, no existe otra puesto que como se sabe, somos más de cuarenta y cinco millones de personas en España y apenas un centenar consagran su vida a la profesión de torero; claro que, todavía hay más, dentro de ese centenar más o menos aproximado, apenas una docena  de hombres son reconocidos a nivel mundial, otro grupito gozan de su fama mientras que el resto, todos se debaten en la búsqueda de la gloria por la que sueñan.

Dentro de tantas dificultades, a la profesión de torero le tenemos que añadir lo que son las lesiones o cornadas, las que no están escritas en parte alguna pero que forman parte de la liturgia del toreo, hasta el punto de que, como le sucediera a Ferrera, tener que estar dos años alejado del toreo por culpa de aquel fatal percance. Huelga decir que Ferrera está dotado de un carisma tan especial que, ni la referida lesión ha hecho mella en su alma una vez restablecido su cuerpo.


Antonio Ferrera a las puertas de reanudar sus paseíllos

-Usted, maestro, cosido a cornadas, de repente una fatídica lesión en una plaza de pueblo pudo haberle dejado inútil para su profesión. ¿Qué sintió cuando se enteró de la gravedad que revestía su lesión?

En nuestra profesión estamos preparados para todo, hasta para morir llegado el caso. Lo acepté con callada resignación a sabiendas de que esto forma parte de nuestra profesión. Si la misma fuera tan fácil, todos seríamos toreros. Tanto las lesiones como las cornadas son las que le dan credibilidad a esta profesión tan bella como arriesgada.

-Ya, pero usted deberá de convenir conmigo que dicha lesión le llegó en el mejor momento de su carrera; en aquel momento había llevado usted a cabo faenas extraordinarias que, además de su éxito, las mismas nos certificaban la evolución o metamorfosis de su carrera puesto que, en aquellos momentos, al margen del bravo Ferrera, nos estamos encontrando con un torero netamente artista. ¿Se llama eso evolución?

Sin duda alguna porque el artista tiene que trascender desde lo más hondo de su ser para que su arte llegue a los tendidos. Digamos que me estaba sintiendo mejor torero en aquellos momentos en que, para mi fortuna, todo el mundo me cantaba mis actuaciones de una forma excepcional, algo que me daba mucha alegría.

-Digamos que en aquellos momentos se estaba sintiendo usted como un torero nuevo pese a sus años como matador.

Por supuesto, una novedad que intentaré este año que aflore de nuevo para dicha mía y la de todos los aficionados que me siguen. Me encuentro totalmente recuperado y, sin duda, dispuesto para la batalla.


Volveremos a verle con el capote

-¿Cómo se hace maestro, aquello de ser un llamado valiente para que más tarde los demás digan, el valiente se ha convertido en todo un artista?

Creo que la experiencia que uno adquiere es un factor fundamental para que se produzca el cambio que tú apuntas. Uno siente en su interior para extrapolarlo hacia afuera, para que cale en los tendidos. Si eso sucede, como antes me decías, me sentiré muy afortunado.

-Dos años sin torear es mucho tiempo, tanto para el cuerpo como para su alma. ¿Cómo ha digerido esta circunstancia y como se encuentra ahora?

Mucha resignación, mucha entrega y paciencia por aquello de recuperar la movilidad en el brazo, hasta el punto de haber superado muchísimos escollos, al final saber que has ganado la batalla. Ahora me encuentro muy bien, me he probado en el campo, he matado algún toro y me siento perfecto porque podré afrontar la temporada con toda naturalidad.

-Si cuando empezó hubiera sabido que en estos momentos, su cuerpo estaría lacerado por tantísimas cornadas, ¿hubiera empezado su singladura como torero?

Como quiera que la vida, como tal, sea pura incógnita y nadie sabe lo que pasará mañana, por eso me hice torero. Yo no sospechaba jamás que todo sería tan duro. Fueron pruebas fortísimas, las que superé, razón del orgullo que siento por ser torero. Claro que, a su vez, cuando me miro desnudo en el espejo entiendo la grandeza de esta profesión en la que como tú antes apuntabas, solo unos pocos privilegiados podemos dedicarnos a ella.


Por supuesto con las banderillas

-Usted, entre otras virtudes, cuando le vemos anunciado en una plaza de toros ya sabemos que no es sospechoso del medio toro; es decir, Ferrera y el toro auténtico son un binomio asiduo en cualquier plaza. ¿Verdad?

Fíjate que, sin hacer ascos a nada, prefiero el toro encastado, el que me motive, el que produzca emoción nada más salir por toriles, de lo demás ya me encargo yo.

-Por dicha razón, Antonio, usted y Victorino forman un dueto singular dentro de las plazas de toros. ¿Presentía usted que en su alternativa, con toro de Victorino Martín, que estaba sellando un pacto con el ganadero de Galapagar?

Como antes te decía, nadie podemos predecir el futuro, las cosas han venido de este modo y me siento muy orgulloso de ser arte y parte con los toros de Victorino Martín, algo que no desdeñaré jamás.

-Usted ha logrado éxitos de clamor por todas las plazas del mundo, incluso ha salido en hombros de la primera plaza del mundo, Madrid, y sin embargo, pese a todo, todavía el gremio empresarial me temo que siguen cuestionándole. ¿Verdad?

Yo no diría tanto. Es cierto que todavía no soy lo que llamaríamos un torero imprescindible en todas las ferias del mundo, pero si me cabe el honor de haber engrandecido todas las ferias y plazas en las que he actuado, la prueba no es otra que sigo volviendo a las mismas.


Toreando así con la diestra

-O sea que, no se siente usted todavía lo que llamamos figura del toreo.

Igual esa ha sido mi suerte, porque de dicho modo tengo los pies sobre la tierra, jamás me envilecí, algo que le tengo que agradecer a mi profesión. Al margen de lo que digan los demás, lo que si pretendo es ser cada día mejor torero, algo que como antes comentábamos, era lo que cantaban a diario tus colegas en el momento del percance que hemos citado, así como en el año anterior.

-En su día, maestro Ferrera, corrió mucha tinta respecto a usted y El Fandi, hasta el punto de que dejaron de torear juntos. En esta nueva etapa, ¿estaría usted dispuesto a competir con el diestro de Granada?

Yo torearé con El Fandi y con todos los diestros que los empresarios crean conveniente, no tengo rival porque mi único rival se llama Antonio Ferrera.


-Reaparece usted en Olivenza, de allí hacia Sevilla para varar, como siempre, en el “puerto” de Madrid. ¿Cómo se presenta la temporada?

Para mí fortuna, como dices, reaparezco en esa plaza talismán para mí como es Olivenza y, partir de ese momento todo debe desarrollarse como tú lo has definido, no por nada, pero sí por pura lógica ante lo que han sido mis éxitos en dichas plazas. Este año, quizás por todo el tiempo que ha estado inactivo tengo muchas ganas de empezar, quizás más que nunca, de ahí que no encuentro la manera de que llegue ya mi primer paseíllo citado para demostrarme a mí mismo y a los demás que estoy dispuesto para la batalla, como siempre, pero en esta ocasión con mucho más énfasis.


Con gusto y temple con la izquierda

-Ante lo que usted está sintiendo, ¿sería madurez la palabra que podría definirle de forma adecuada?

Sin duda alguna. Este tiempo sin torear me ha hecho reflexionar mucho y, como dices, siento que maduré en mi interior para mostrarlo al exterior, es decir, para regalárselo a los aficionados. Es más, en las veces que me he probado en el campo, me he sentido más maduro, más completo, más auténtico por aquello de haber asimilado las sensaciones más puras del arte.

-¿Qué razón cree usted que existe para que unos toreros tengan que pagar un precio más elevado que otros al respecto de las cornadas?

Eso es muy difícil de explicar porque no existe una ciencia al respecto. Puede ser que unos tengan más suerte que yo, que se arrimen menos, -ríe el maestro- que los toros embistan de otro modo; como te digo, son muchos los factores. Yo diría que, al que le toca le ha tocado, no existe otra definición.

-Ahora, en la feria de Olivenza, cumple usted sus primeros veinte años como matador de toros en los que, pese a todo, ha logrado usted hechos memorables, al margen de haberse labrado usted un holgado porvenir. Siendo así, ¿qué le queda por hacer?

Parecerá un tópico de todo torero, pero siempre queda por hacer la mejor faena. Es decir, estaré en activo mientras me queden ilusiones, mientras el cuerpo aguante; no es cuestión crematística lo que me mueve, es algo más profundo que quizás no sabría explicar, pero que me ilusiona para seguir.


Y recibiendo el reconocimiento del público

-En el 2014 y 2015, usted resultó ser el torero más laureado de Sevilla. ¿Qué hazaña tiene usted prevista para este año en La Maestranza?

Con igualar aquellas marcas ya me conformaría, pero los toreros somos ambiciosos y siempre buscamos retos más importantes. Veremos lo que decide el empresario maestrante, pero yo estoy dispuesto a todo.

-Tras tanto tiempo sin vestirse de luces, ¿siente incertidumbre al respecto?

Un poco sí. Es la extrañeza de estar tanto tiempo sin vestir el traje de luces que, como es lógico, la incertidumbre es algo que pueda sentir, pero para eso entreno a diario, para que cuando llegue el momento de estar en el patio de cuadrillas sentirme totalmente en plenitud en todos los órdenes.

-Maestro Ferrera, que tenga toda la suerte del mundo en su reaparición y que, como siempre ocurriera, nos inunde usted con sus triunfos que, sin duda, serán los nuestros.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
A LAS PUERTAS DE SEVILLA
EL MENSAJE QUE NOS DEJAN
CUANDO DECIDÍ MORIRME
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
A LAS PUERTAS DE SEVILLA
EL MENSAJE QUE NOS DEJAN
CUANDO DECIDÍ MORIRME
 
JOSÉ NELO 'MORENITO DE MARACAY': El color del arte
SAN ISIDRO 2017
ARLES, PASCUA 2017: ¡QUÉ VIVA FRANCIA!
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JOSÉ NELO 'MORENITO DE MARACAY': El color del ...
SAN ISIDRO 2017
ARLES, PASCUA 2017: ¡QUÉ VIVA FRANCIA!
 
LOS CABALLOS DEL VINO Y EL TOREO /
TORERO DE HISTORIA /
LOS TOREROS ACABAN CON LA FIESTA DE LOS TOROS /
Op. / España
Op. / Venezuela
Op. / México
LOS CABALLOS DEL VINO Y EL TOREO
TORERO DE HISTORIA
LOS TOREROS ACABAN CON LA FIESTA DE LOS TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.