inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Marcos  
  entrevista de Pla Ventura [ 23/02/2017 ]  
MARCOS: Vuelvo para quedarme
Por ancestros familiares, Marcos Pérez no podía ser otra cosa que torero, aunque él nos quisiera desengañar el pasado año cuando debutó con un gran triunfo con picadores y, de repente, una vez en el hotel, decidió abandonar su carrera como torero. Como sabemos, Marcos es hijo de Maximino Pérez, el empresario que llenó de luz y color la feria de Cuenca, hasta el punto de que dicha feria es reconocida y admirada por todos los aficionados de España; de igual modo, Marcos es nieto del ganadero Domingo Hernández, razones de fundamentado peso para que el chaval sea torero.

En la temporada del 2015 comenzaba su andadura Marcos y, sus éxitos se sucedían por doquier. Llegó a torear más que ningún otro novillero sin caballos y, como se demostró, saldó sus actuaciones con triunfos de clamor, algo que no se recordaba desde los tiempos de El Juli. En aquellos sus primeros compases, todo nos hacía presagiar que el chaval había nacido para el toreo. Razones las tenía todas puesto que eran sus éxitos los que le avalaban. Si no recuerdo mal, en todas las novilladas en las que participó salió en hombros de forma apoteósica; es más, hasta congregaba mucha gente en los tendidos de cualquier plaza, algo inusual para los chicos que empiezan. Si se me apura, era todo un fenómeno novilleril en el que los aficionados habían depositado muchas esperanzas.

Le llegó el debut con picadores en la feria de San Julián, una de las que organiza su señor padre, Maximino Pérez. Así, a bote pronto, cualquiera podría pensar que Marcos debutó con caballos por el privilegio de ser hijo del empresario. Ciertamente, nada más lejos de la realidad; era pura coincidencia lo que ocurría puesto que el chaval llegaba a Cuenca con un bagaje de éxitos más que representativos como para que pudiera hacer semejante debut. En dicha tarde, siguiendo los parámetros de lo que había sido su etapa como novillero sin picadores, cortó tres orejas, se llevó el respeto de los aficionados y todo nos hacía presagiar que tomaba vida otro torero con vitola. Claro que, cosas del destino, una vez en el hotel, Marcos, se analizó a sí mismo y, de repente entendió que no había estado a la altura de las circunstancias, hasta el punto de abandonar su profesión la misma tarde de su presentación y, lo que es mejor, tras el gran éxito logrado.


Marcos de nuevo se vestirá de luces... pero con intención de quedarse

-De verdad, Marcos, aquel día nos quedamos todos sin sangre en las venas por citar una expresión que resumiera lo que estábamos sintiendo tras tu decisión. Los toreros suelen retirarse tras un duro fracaso, pero eso de irse tras un gran triunfo, como te digo, nadie lo entendimos. ¿Nos lo podrías explicar tú ahora que has decidido volver?

Yo tampoco lo sabría explicar. Sentí una sensación extraña cuando llegué al hotel. Algo en mi interior me dijo que no había estado a la altura de las circunstancias y, como quiera que soy muy crítico conmigo mismo, es por ello que decidí abandonar.

-Pero hombre de Dios, si habías cortado tres orejas…

Era igual. Un torero puede cortar muchas orejas y si es capaz de hacerse la debida autocrítica puede entender muy bien que no ha estado a la altura de las circunstancias y ese fue mi caso.


Si hay que ponerse de rodillas, valor no le falta

-Imagino que tu padre se quedaría muy desolado cuando le participaste de la noticia ¿verdad?

Sí, claro, él no lo esperaba; vamos, ni él ni nadie, pero así son las cosas. Eso sí, mi padre, con la entereza que tiene me respetó como siempre hizo, algo que siempre le agradeceré.

-¿Y no será, Marcos, que dentro de esa insultante juventud que tienes, amén de venir de una familia acomodada, quisiste jugar al gato y al ratón contigo mismo?

Si me estás queriendo decir que pude actuar como un hijo de papá te diré que no; jamás haría nada por un capricho personal que pudiera dañar a mis gentes. La prueba de mi sensatez no es otra que, dejé el traje de luces y me puse a trabajar con mi padre, como lo haría el hijo de cualquier metalúrgico, por citarte una profesión. Me cupo la fortuna, como hago ahora, de trabajar en la empresa de mi padre, algo de lo que me siento muy orgulloso.

-Y cuando todos creíamos que Marcos Pérez seria el hijo de Maximino en sus funciones como trabajador de la empresa, este año nos sorprendes diciéndonos que reapareces, toda una dicha para los que te vieron como novillero sin picadores y, sin duda, para los que presenciamos tu presentación con caballos en Cuenca. ¿Pudo ser todo producto de una rabieta de juventud?

Como ya te dije, me marché porque hallé lagunas en mi interior y, reaparezco porque el pasado año, a finales de temporada, como si de un presagio se tratare, toreé un festival en Francia que, sin cortar tantas orejas como en Cuenca, en aquel preciso momento sentí que debía reaparecer; es decir, intentarlo de nuevo. Al igual que cuando me marché, en aquella tarde otoñal francesa tampoco sabría darte una explicación digamos lógica, pero sentí en mi interior que había estado muy bien y que me veía en condiciones para reaparecer y, lo que es mejor, asumir el reto de toda una temporada.


Toreando con la diestra

-¿En qué ocupas tu tiempo?

A veces, respecto al tiempo, todos tenemos la sensación de que nos falta o, en su defecto, que lo desperdiciamos y, no es mi caso. Vivo a caballo entre Madrid y Salamanca, es decir, compagino el trabajo con los entrenamientos que, en estos momentos son vitales para el devenir de mi profesión.

-En tu época como novillero sin caballos, incluso así me lo pareciste a mí el día de Cuenca, se decía que eras un torero con enorme desparpajo; digamos que un torero que lo ve todo clarísimo y que lo difícil se torna fácil en tus manos. ¿Son eso argumentos suficientes como para lograr la gloria que buscas en el toreo?

Un torero siempre tiene mucho que pulir; esos valores que me atribuyes son consustanciales en mi personalidad, pero queda mucho por hacer. Recuerda que abracé como mía la profesión más dura del mundo, por ello, ya puedes darte una idea de todo el camino que queda por recorrer.

-Imagino que, siendo el hijo del empresario, por Dios, algún que otro atributo tendrás que otros no tengan ¿verdad?

Por lógica, cualquier padre le prestaría ayuda a su hijo pero, tal y cómo está el toreo, mi padre que me quiere muchísimo, me ayudará en lo que pueda; si triunfo, seguro que me seguirá colocando en sus plazas, pero de momento ya se ha desvinculado de mi carrera, es decir, estoy buscando un apoderado que me ayude que, en definitiva es lo más sensato. Así, con mi padre al margen, no hay discrepancia alguna y, repito, si triunfo seguro que el señor Maximino Pérez me pondrá en sus carteles.


Marcos al natural

-De momento, ahí estás anunciado en Illescas en esa feria maravillosa y con un cartel de tronío. Una primera ayudita si es ¿verdad?

Cierto, pero de igual modo yo puedo presumir de haber triunfado en dicha plaza, digamos que, pese a todo, vuelvo a Illescas como triunfador que lo he sido en dicha plaza.

-Intuyo que no estás en el toreo para ser uno más. Lo digo porque si ya el primer día que toreaste con caballos, tras un triunfo de clamor abandonaste porque decías que no habías estado bien, como sigas haciéndote dicho examen interior, lo que hagas, de calificarlo tú como bueno, seguro que te llevará a la cumbre de la torería. En realidad, ¿a qué aspiras?

Quisiera ser un torero importante; no estoy aquí para matar el tiempo ni por un capricho como antes decíamos, si he vuelto para quedarme, sinceramente, quiero que sea por mucho tiempo y para lograr triunfos de apoteosis de esos que los aficionados recuerden durante mucho tiempo. Claro que, mi sueño interior no es otro que hacer esa faena que me llene por completo; igual no la logro nunca, pero ese sueño siempre vivirá conmigo.

-Illescas, Valencia, dos tardes en Francia y no sé si tienes firmado algo más, pero todo esto nos hace presagiar que empiezas por todo lo grande.

De momento son oportunidades fantásticas que no pienso desperdiciar; el arranque, como dices, no puede ser mejor. Lleno de responsabilidad, pero todo un acicate para que yo pueda dar lo mejor de mí mismo y, lo que será más hermoso, que yo me sienta contento conmigo mismo.


Pasándose al novillo por la espalda

-En su día, Marcos, tu señor padre protagonizó un hecho que demostró la gran sensibilidad que tiene en su interior. Es decir, no sé si tú o tu hermano, le dijistéis a vuestro padre que contratara a El Pana para la feria de Cuenca y, tu padre no lo dudó un momento. ¿Cómo fue aquello? Te lo pregunto porque me resultó curioso cuando tu padre confesó que contrataba a El Pana porque se lo había pedido su hijo.

Yo me alegré mucho de aquella contratación pero, el culpable directo era mi hermano puesto que, habíamos visto el video de la célebre corrida del maestro en La México en el día de su supuesta despedida y, aquella actuación nos cautivó, como le sucedió a todo el mundo. Si te digo la verdad, mi padre no sabía quién era El Pana hasta que pudo ver el video con nosotros. A partir de aquel instante, como te digo, mi hermano le inculcó tanto que incluyera al maestro en sus carteles y, hasta que lo consiguió. Como dices, un acto de auténtica sensibilidad de mi padre, algo que siempre le agradeceremos.


-¿A tu hermano no le ha dado por torear?

Para fortuna mía, no. Se dedica al fútbol. Es un aficionado fantástico y lo que se dice torear, torea como los ángeles; si tuviera el valor necesario para ello nos quitaba a todos del toreo.

-Por cierto, Marcos, ¿qué sentiste el día que murió El Pana?

Una pena inmensa, ante todo porque le habíamos tratado y éramos conscientes de que era un tipo singular, un hombre que debería haber sido respetado por las empresas y lo que es peor, se marchó de este mundo sin poder cumplir su sueño, confirmar su alternativa en Las Ventas de Madrid. Seguro que la ha confirmado en el ruedo del Cielo y, junto a Dios, estará logrando sus mejores faenas.


Si este triunfo de Cuenca no le satisfizo, le deseamos que los venideros sí

-Nada más, admirado Marcos, que tengas muchos éxitos, que se hagan realidad todas tus ilusiones y, como quiera que actitud y aptitud, las tienes todas, seguro que logras tu propósito.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
ERA NECESARIO
DE AQUELLOS BARROS...
DOCE MIL SANTOS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
ERA NECESARIO
DE AQUELLOS BARROS...
DOCE MIL SANTOS
 
PEPE LUÍS VÁZQUEZ: MÁS ALLÁ DEL ARTE
SAN ISIDRO 2017
BOGOTÁ 2017: Se hizo historia
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
PEPE LUÍS VÁZQUEZ: MÁS ALLÁ DEL ARTE
SAN ISIDRO 2017
BOGOTÁ 2017: Se hizo historia
 
CONVENCION NACIONAL DE COMISIONES TAURINAS /
GRÍTENME PIEDRAS DEL CAMPO /
PARA ESTO NO NECESITÁBAMOS AL REVOLUCIONARIO SIMÓN CASAS /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / España
CONVENCION NACIONAL DE COMISIONES TAURINAS
GRÍTENME PIEDRAS DEL CAMPO
PARA ESTO NO NECESITÁBAMOS AL REVOLUCIONARIO ...
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.