inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Pepe Luis Vázquez  
  entrevista de Pla Ventura [ 16/03/2017 ]  
PEPE LUÍS VÁZQUEZ: MÁS ALLÁ DEL ARTE
Todo ocurría el pasado 11 de marzo en Illescas, un pueblo de la provincia de Toledo, en una corrida extraordinaria que se celebró en dicha plaza, un festejo que concitó la atención de todo el mundo, hasta el punto de que se agotó el papel, incluso, como dirían los revisteros de antaño, más de uno vendió el colchón para comprar la entrada porque no querían perderse el acontecimiento.

Todo tenía su lógica, reaparecía Pepe Luís Vázquez junto a Morante y Manzanares, un cartel netamente artista que logró el milagro de que se agotaran las localidades muchos días antes de que se celebrase el festejo. Todos sabemos de la grandeza artística de Pepe Luís Vázquez, razón por la que tras el paseíllo le obligaron a saludar con una fortísima ovación en los medios. La gente tiene memoria y, algunos, hasta han aprendido la lección para intentar conocer al personaje.

Pepe Luís tiene un encanto personal que va más allá de lo soñado. Luego, tras el festejo, las cosas serán como habrán sido, pero de que llena su espacio eso no lo duda nadie. El diestro de Sevilla camina entre lo sencillo y lo genial, valores que le hacen ser diferente al resto de sus compañeros; no hay guión escrito en su toreo y, para colmo, llevaba algunos años sin torear en público. Nada importó. Es cierto que le tocó el peor lote; digamos que los toros incómodos que no le dejaron ser el que siempre fue, algo que la gente se percató, hasta el punto de aclamarle en la vuelta al ruedo despidiéndole con fuertes ovaciones.

Tras tantos años como lleva de matador de toros, para su dicha, su figura sigue siendo la de siempre; es decir, en la plaza o en la calle, todo el mundo adivina que por allí va un torero. No ha perdido ni un ápice de la humildad que le hizo grande como artista; es más, lo sigue siendo a poco que un toro se encargue de colaborar con él para que lo pueda demostrar. Quiénes han compartido tentaderos y entrenamientos con Pepe Luís en este invierno, todos acabaron llorando de la emoción que el diestro era capaz de provocar entre los presentes. Si lloró Morante a su lado, imaginemos que podía habernos sucedido a cualquiera de los mortales que hubiésemos estado presentes.

Pese a la insensibilidad empresarial que ha sufrido Pepe Luís Vázquez a lo largo de su vida, nadie puede negar que Dios le dotó con la varita mágica del arte; la pena, como digo, es que ha tenido pocas ocasiones para demostrarlo, hasta el punto de que, como sabemos, hasta Madrid se le rindió en su momento, algo que por ejemplo, todavía no ha logrado Morante.

No estamos hablando de un cualquiera; hablamos de uno de los grandes artistas que en el toreo han sido y no lo han sido más por todas las trabas que a lo largo de su vida le impusieron.  Ahora, rejuvenecido y auspiciado por Morante, como si de un capricho del diestro de La Puebla se tratare, ha vuelto Pepe Luís para seguir explicándonos su magisterio que, a fin de cuentas no es otra cosa que la más pura naturalidad a la hora de interpretar el arte del toreo. Así de sencillo, como así de hermoso.

Pero sí, se creó en Illescas la aureola suficiente para que la plaza registrara la mejor entrada de su historia, un lleno absoluto que, sin lugar a dudas, Pepe Luís Vázquez tenía su partecita de culpa.


Pepe Luis Vázquez de nuevo en los ruedos... ¿habrá más ocasiones?

-¿Cómo te sientes, maestro, días después del festejo?

Muy bien. Digamos que pasé el examen con un aprobado que no es poco. Me tocaron los toros menos apropiados para el éxito grande pero, a fin de cuentas me sentí muy bien.

-Aquello no resultó como tú querías pero, te llevaste el respeto de todo el mundo, algo que no era sencillo. ¿Verdad?

La gente estuvo muy cariñosa conmigo, algo que agradezco desde estas páginas vuestras. Ten en cuenta que, la gran mayoría de los aficionados allí presentes no me conocían de nada, razón para que yo me sintiera muy contento sabedor que si un toro me ayudara lo más mínimo, acabarían conociéndome por completo.

-Con ese Morante rotundo y Manzanares tan entusiasta puesto que ambos lograron un gran éxito. ¿Te sentiste fracasado?

No, para nada. En este arte nuestro es dificilísimo que todo ruede a favor como para crear la obra soñada; es más, a Morante le sucede muchas veces que, quiere, pero lo toros no le dejan. Yo no soy una excepción. Creo que aproveché las poquitas embestidas claras que tenían los toros e, incluso, por momentos me sentí muy a gusto. Piensa que no era sencillo; hacía varios años que no le veía la cara al toro, que no sentía los nervios que se sienten el día del festejo. Fueron muchas cosas, emociones diversas las que sentí que, pese a todo creo que mereció la pena.


La media verónica de Pepe Luis

-Otra vez estamos, Pepe Luís, como tantas veces te sucediera, ante la disyuntiva de tener que arreglarlo todo en una tarde. ¿No es esa una cruz que llevaste siempre a cuestas?

Mira una cosa, pretender el milagro es un imposible; ni yo ni creo que nadie pueda lograrlo. Es cierto que, algunos chavales muy afanosos puedan estar más tiempo frente a la cara del toro, pero el resultado es el mismo; si el toro no quiere, no ayuda y colabora, ni mi padre que resucitara podría lograr el éxito.

-Morante dijo que volvías en calidad de artista y, no le faltaba la razón. ¿Qué razón tiene Morante para haberse encariñado contigo de esa forma tan hermosa?

Todo vino a razón de que a primeros del año pasado coincidimos en un tentadero y, tras dar cuatro muletazos me lo encontré llorando entre mis brazos de la emoción que había sentido. A partir de aquel momento empezamos a entrenar juntos y me dijo que tenía que propiciar el momento para que yo reapareciera. Pensaba que lo decía de broma pero, ya viste, ha sido una gran realidad.

-Las pruebas nos hacen sospechar que Morante te arropa sin medida ni condición puesto que, en tu última actuación en el 2012 también estaba Morante a tu lado. ¿Qué tienes tú que no tengan los demás para encandilar al genio de La Puebla?

Esa pregunta debería de responderla él, pero supongo que naturalidad, tanto como artista al igual que como hombre, debe ser lo que le ha subyugado. Imagina que, eso de ser natural que debiera ser lo más normal en el ser humano, al final se traduce en un valor añadido para muchas personas, caso de Morante para conmigo.


El brindis a Vargas Llosa

-Como pudimos ver en Illescas, le brindaste un toro a Vargas Llosa. ¿A que fue debido dicho brindis?

El brindis al premio Nobel no fue otra cosa que la empatía que ambos tenemos por el arte; si torear es difícil, escribir no es nada sencillo y mucho menos para un señor como Mario Vargas Llosa que ha tocado el cielo con sus manos gracias a su pluma. Con mi acción, amigo, quise defender la cultura desde cualquier frente porque un escritor en barrera y un torero en la arena son las pruebas más fehacientes que demuestran la defensa por la cultura.

-Cuidado con lo que dices y pregonas respecto a la cultura que, un día de estos te encuentras por la calle a los de Podemos y demás gentecillas y pueden terminar pidiendo tu cabeza. ¿Lo sabías?

Son seres ignorantes, no les demos más importancia de la que tienen que, desgraciadamente no tienen ninguna. Los que denostan el arte y la cultura, nada bueno podemos esperar de ellos, esa es la gran lección que deberían de haber tomado los que han sido sus votantes. Yo siento lástima por todas esas personas, por eso prefiero brindarle un toro a Vargas Llosa que irme de cena con gentes que no entiendan la cultura.

-Hace unas fechas leí por ahí unas declaraciones tuyas que, a no dudar, conforme está el toreo, igual te buscas enemigos. Dijiste que en el mundo de los toros faltan muchos artistas. ¿Qué pensarán de ti todos los que no tengan tu arte?

Lo dije y lo vuelvo a repetir; vivimos la época donde tenemos menos artistas en la historia del toreo, pero de igual modo respeto a todos los hombres que se juegan la vida con una verdad inusitada, con un valor que yo no tengo, con una entrega apasionada que, sin duda, a falta de otros valores, es la que les hace grandes en la profesión. Jamás desdeñaré los valores de los demás porque, a fin de cuentas, yo soy el menos indicado para dar lecciones.


Doblándose con el toro

-Lo que se dice arroparte, Morante lo hizo como nadie en el mundo lo haría, hasta el punto de que le secundara Manzanares. Es decir, no pudiste salir en hombros y ellos prefirieron salir andando a tu lado. Un gesto solidario ¿verdad?

Algo muy bonito que les agradecí y lo sigo haciendo cuanto alguien me pregunta al respecto. Si en la plaza había dos admiradores míos, ellos eran Morante y Manzanares.

-Algo tendrá el agua cuando la bendicen, maestro.

Es verdad. Morante que ha toreado mucho conmigo en el campo me ha llegado a decir que, de ser contemporáneos iría con mucho cuidado conmigo porque según él, toreo mejor que él mismo.

-O sea que, sería rival tuyo y, como te sucediera cuando tenías su edad, las figuras de la época te evitaban a poco que pudieran. Muchos cobardes se negaron para torear contigo ¿verdad?

Es cierto. Pero me quedé, en su momento, con el regusto de torear con Curro Romero, con Antoñete, con los más grandes artistas de aquellos años que, como tales, jamás pusieron objeción alguna a mi nombre.


El sevillano al natural

-O sea que, ahora serías el marginado de antes.

Es que es muy difícil que te dejen entrar en el circuito de ellos. Es todo un conflicto de intereses que, por momentos puedes enloquecer. Imagina que, en mi época, todo el mundo decía que yo era un artista consumado, el heredero del trono de Curro Romero y, entre unos y otros jamás me consintieron en lo más mínimo. Imagina que, en una temporada, en Sevilla, me pusieron con la de Miura. ¿Habrase visto mayor barbaridad?

-Dices bien, no cabía peor castigo porque echar a un artista a los leones me parece una falta de sensibilidad enorme. Claro que, según tengo entendido, al parecer, Morante insiste que quiere que torees alguna corrida más con él. ¿No será que quiere buscarse un telonero de lujo mientras él se fuma el puro tan ricamente entre barreras mientras la gente se termina de acomodar en sus localidades?

No, por Dios. Estoy convencido de que Morante actúa conmigo a golpes de corazón. Nada le debo, nada me debe, por tanto, si prescindiera de mí tampoco pasaría nada. Pero es verdad que insiste para que yo siga entrenando para que, en devenir de la temporada se organicen más festejos con mi nombre.

-Conforme describes todo, Pepe Luís, cualquiera tenemos derecho a pensar que Morante es tu apoderado ¿verdad?

Eso decía él entre bromas y veras la noche de Illescas en que estuvimos conversando hasta altas horas de la madrugada. “Deja que te apodere, que un torero como tú debe de conocerlo todo el mundo” Por cierto, dicho como anécdota, tras el festejo pasamos una velada inolvidable; fíjate que, apenas pude esbozar el toreo en la corrida y, según Manzanares quedó maravillado con lo que hice. Estos chicos se conforman con poco, ja.ja.ja.ja.ja.


Feliz en su vuelta al ruedo y quién sabe si a los ruedos

-Lo que sí ha quedado de manifiesto, Pepe Luís, es que tuviste aureola que se llama; ese run run especial que tienen los elegidos que, al augurio de su nombre se crea una expectación inusitada. ¿Te animarás a seguir?

Tras haber superado la primera prueba no digo que no. No me hace falta alguna seguir toreando, si lo hago es por pura vocación y, como se sabe, por complacer un poco a Morante que se ha encariñado conmigo como antes decíamos. Seguiré entrenando y si surgen algún festejo que lo podamos calificar como especial, allí estaré.

-He podido saber que, esa misma noche, en el hotel donde estabas, cosa curiosa, llegó un amigo y te regaló un vestido de torear para estrenar. ¿Será eso el presagio de tu continuidad?

Ese regalo obliga a mucho. Pero fíjate si esto es hermoso que, ese amigo me prohibió que difundiera su nombre, cosas del alma, como se desprende por completo. De que me siento querido y arropado por las gentes es una verdad incuestionable.

-Maestro Pepe Luís Vázquez, que Dios te conceda mucha salud e ilusiones para que sigas deleitándonos con tu arte cada vez que un toro te lo permita. Nosotros, como aficionados, siempre estaremos atentos ante lo que puede suceder respeto al arte que nos impartes.

Fotos: Muriel Feiner 

  haznos tu página de inicio   
 
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
SE PERDIÓ EL EQUILIBRIO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
SE PERDIÓ EL EQUILIBRIO
 
JOAQUÍN GALDÓS: PERÚ TIENE UN ARTISTA
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JOAQUÍN GALDÓS: PERÚ TIENE UN ARTISTA
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
 
EL JULI Y LA MÉRIDA /
ACTIVIDAD TAURINA POR INVITACIÓN /
DIO GUSTO /
Op. / México
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
EL JULI Y LA MÉRIDA
ACTIVIDAD TAURINA POR INVITACIÓN
DIO GUSTO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.