inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Francisco José Palazón  
  entrevista de Pla Ventura [ 31/05/2017 ]  
FRANCISCO JOSÉ PALAZÓN: QUE NADA VALGA TANTO COMO LA VIDA
Mucha razón le asistía al maestro Cabral cuando nos recordaba aquello de, que nada valga tanto como la vida, entonces la verdad será lo que juntos tomaremos de las manos. Y, el axioma, toma fuerza ahora cuando hablamos con Francisco José Palazón, el diestro alicantino que el pasado año perdió la salud.

Palazón, seguro estoy, como todo mortal, seguramente es ahora cuando en verdad valora la vida; o quizás la valoró siempre por aquello de habérsela jugado muchas veces a conciencia frente a un toro bravo en una plaza de toros. Pero sí, es ahora en estos momentos difíciles y amargos cuando hemos querido estar junto al diestro que, pese a todo, sigue pletórico de ilusiones.

Pese a su juventud, Palazón es un veterano en calidad de matador de toros puesto que, parece que fue ayer pero han transcurrido trece años desde su doctorado en Alicante, justamente en una tarde inolvidable en la que, como todos recordamos, José María Manzanares le cedió los trastos en presencia de su hijo José María Manzanares; o sea, todo un lujo de cartel que, Palazón, sin duda, no ha podido olvidar.

Claro que, por esa maldición del destino, el pasado año, el diestro alicantino tuvo la peor de las “cornadas”, aquella que le hizo perder la salud puesto que, el cansancio con el que deambulaba no era otra cosa que el cáncer que le aprisionaba. Recordemos que, Francisco José Palazón, en la práctica totalidad de las corridas que ha toreado en Alicante había cortado orejas; es decir, su triunfo incontestable del día de su alternativa, año tras año lo repetía en su plaza alicantina y, el pasado año, en la corrida de Adolfo Martín, su semblante estaba triste; es más, el color de su piel denotaba que “algo” no estaba bien. Tras dicho festejo decidió ir al médico para que le dieran la trágica noticia de que sufría un cáncer en la sangre, maldita leucemia.


Francisco José Palazón lucha con ilusión por vencer la enfermedad

-Como digo, matador, no estabas bien y, lo que es peor, según tengo entendido dicho mal, es decir, la falta de fuerzas es algo que arrastrabas tiempo atrás. ¿Cómo no fuiste antes al médico?

Todo empezó por el mes de marzo del pasado año en que, como decíamos, notaba que me faltaban las fuerzas; me iba a entrenar y sentía que las piernas me pesaban muchísimo; mi cuerpo estaba lacerado, no cabía duda alguna. Pero fíjate, ya sabía que tenía contratada la corrida de Alicante con los toros de Adolfo, justamente con la que había triunfado fuerte el año anterior y, no podía darme el lujo de desperdiciar tan gran oportunidad, de ahí todo el esfuerzo que hice; vamos que, como te contaba, no tuve valor para ir al médico hasta que no toreara en Alicante.

-Y tras dicho festejo, no pudiste más y, claro, tuviste que ir al médico.

Claro. Y quedé petrificado cuando supe el diagnóstico, algo terrible que nadie estamos preparados para entenderlo. Hasta que a uno le llega un trance como el mío, en mi caso, como el de cualquier chaval de mi edad, todos pensamos que las enfermedades son tema de personas mayores por aquello del paso del tiempo y de la vejez. Sin embargo, cuando algún chaval como puede ser mi caso y otros muchos, nos vemos en semejante trance, la desilusión es tremenda.

-Qué pecado tenía que purgar yo, te preguntarías.

Eso mismo. Uno no entiende nada. Te quedas parado, atónito, sin ilusiones; todo te parece oscuro y, de repente, como si vislumbras la muerte en lontananza.


Esperando probarse, junto a Pepe Moral, en un tentadero

-O sea que, en esta ocasión, por lo que me dices y la forma que te expresas, hasta tengo la sensación que sentiste miedo de verdad, mucho más que cuando te juegas la vida frente al toro.

Por supuesto. Jugarte la vida es un ejercicio muy natural porque eres consciente de ello; lo duro y tremendo es ver que puedes morir sin haberlo decidido tú, eso sí resulta dantesco.

-Por todo lo que me cuentas, como decía Facundo Cabral, al respecto de lo que es ahora mismo tu vida, según sentenciaba el maestro: Si quieres hacer reir a Dios, cuéntale tus planes. Es decir, todos planeamos el futuro y, ya viste, el axioma del maestro toma más fuerza que nunca en tu propia persona.

Sí, amigo, dada la situación que atravieso, eso de hacer planes más allá de los próximos cinco minutos es toda una insensatez. Está uno bien, planea el futuro como decíamos y, de repente se va todo el garete.

-¿Qué se siente, torero, exactamente, cuando a uno le diagnostican algo tan tremendo?

Imagina que, al respecto, yo creo que Dios da el mal y la medicina; de pronto te derrumbas por completo, hasta te diría que más que por uno mismo, por la familia que se quedan todos derrotados y, aunque lo pretenden, nadie puede esconder el dolor que sienten al verme tan enfermo. Luego, claro, por esa fuerza interior que uno lleva dentro, automáticamente, como si te impulsaran con un resorte, te vienes arriba con el ánimo de luchar a brazo partido para ser vencedor ante semejante batalla en la que te has visto envuelto.

-Y, lo curioso, Francisco José, que tu enfermedad data de antes de las Hogueras de Alicante del pasado año y, ya viste, nos hemos enterado ahora. ¿Por qué ese silencio?

Porque no tenía sentido ir de lastimero por la vida. Yo soy una persona normal y corriente y, casos como el mío he conocido muchos y nadie se ha “publicitado” al respecto, todo lo contrario. Lo he llevado con dignidad, lo sigo llevando, eso sí, con la esperanza de recuperar la salud que como entiendes es mi único anhelo ahora mismo.


Con el capote ante la becerra

-Dicen, amigo, que la leucemia, dentro de los cánceres, es el peor; en sentido de que no tiene operación, tan solo tratamiento. ¿Qué tratamiento te dieron al respecto?

Quimioterapia, no existe otra solución que, como dicen los médicos, suele ser muy efectiva. Han sido ya varias sesiones, me quedan otras dos y espero tener la suficiente entereza como he tenido hasta ahora para sobrellevar dicha cruz.

-Barrunto, Palazón, por todo lo que me cuentas que lo peor ya ha pasado. Hablábamos antes de los planes. No podrás estar este año en tu feria alicantina.

Si somos realistas, fíjate, si pudiera estar como espectador ya me sentiría el más dichoso de los mortales; como torero, de ninguna manera. Matar dos toros es un compromiso de un altísimo nivel y si el cuerpo no responde, eso no sería torear, sería suicidarme.

-Perdóname que te lo haya preguntado así pero, mi pregunta como mi deseo para que te recuperes, viene dado porque hace pocas fechas hemos sabido que has estado entrenando en casa de Juan Albarrán por tierras de Olivenza, como lo demuestran las fotos que me has mostrado. ¿Cómo te sentiste?

Anímicamente, muy bien, aunque noté el cansancio; es decir, tenía tantas ganas de medirme frente a una vaca que no reparé esfuerzo alguno, pero al cuerpo no lo puedes engañar. Es decir, fue todo una toma de contacto para convencerme que, de momento, lo de vestirme de luces es imposible.

-Dicho en cristiano, podemos decir que tu vida no corre peligro.

Eso espero, hombre. Los médicos, de todos modos, están muy esperanzados conmigo; sostienen que el tratamiento está haciendo su efecto, el que ellos esperaban y que, al final, Dios quiera que recupere la salud por completo.


Al natural y con la ilusión de recuperarse para ponerse ante el toro

-En estos momentos, si te dieran a elegir entre dos opciones, o cuarenta corridas de toros firmadas o la salud, ¿qué elegirías?

Sin duda, la salud porque conforme estoy ahora, esas cuarenta corridas de toros no me servirían para nada. Si espero poder recuperar la salud por completo y, a partir de ese momento, luchar por conseguir mi meta como torero que no es otra que hacerme un hueco importante entre la torería del mundo.

-¿Qué has sentido ahora, matador, cuando al enterarnos los medios de comunicación, todos hemos querido ser testigos de tu drama, mejor diría, notarios de tus ilusiones?

En ese sentido, una alegría inmensa puesto que todo el mundo se ha hecho eco de mi situación al respecto de mi enfermedad y es algo que agradezco muchísimo; y mi gratitud es muy de verdad porque aquello de que todo el mundo se ocupe de un chaval que apenas torea, de vuestra parte tiene mucho mérito. De ahí viene, amigo, la llamada solidaridad del mundo de los toros, la que empieza por vuestra labor hacia nosotros y termina cuando los toreros nos vestimos de corto para ayudar a otras personas.

-Hablando de torear, si no estoy mal informado tienes un festival pendiente, creo que para finales de junio en Campofrío, un festejo benéfico del que tú nos hablabas. ¿Te dará el cuerpo para ello? Lo digo en el sentido de que te quedan dos sesiones de quimioterapia justamente, las que dejan el cuerpo destrozado.

Yo pienso que sí, ilusiones las tengo todas; es cierto que me probaré antes de ir; comprobaré cómo está mi cuerpo porque no haré nunca el ridículo; como te decía, estoy ilusionado pero si viera que mi cuerpo no responde no haría ni el viaje.


Ojalá pronto le veamos así de nuevo en las plazas de toros. Suerte torero

-¿Qué le pedirías a la vida en estos momentos?

Lógicamente, te sonará a tópico pero, amigo, pido recuperarme, pasar este duro trance y volver a esgrimir el tesoro que antes tenía y no me daba cuenta, la salud.

-¿Cómo sería la vida, torero, si de repente, todos, sin distinción, pasáramos por el trance que tú estás pasando?

Pasaría que, más tarde, si todos recuperásemos la salud, de pronto tendríamos el mundo soñado, la vida que todos anhelamos. Lo digo porque, como experiencia propia, tras superar el trance como el mío, hasta el peor de los mortales se convertiría en un alma cándida.

-Matador: Muchas gracias por entrégarme tu tiempo, todo un tesoro y mucho más en el trance que atraviesas. Quiera Dios que, en breve plazo hablemos de nuevo, eso sí, para contarme que ya estás curado del todo y, ante todo, en la búsqueda de esos contratos que con tanta justicia mereces.

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA MÉXICO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA ...
 
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS /
EL CARAMELO ENVENENADO DE MANUELA CARMENA /
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / España
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS
EL CARAMELO ENVENENADO DE MANUELA CARMENA
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.