inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Curro Díaz  
  entrevista de Pla Ventura [ 11/11/2017 ]  
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
Una vez más nos enorgullece conversar con uno de los toreros que han sido arte y fundamento en la temporada española que no es otro que Curro Díaz puesto que, el linarense, una vez más, ha dejado la gran estela de su arte por los ruedos del mundo. Numéricamente ha sido su temporada más amplia, la que más contratos ha firmado y, a su vez, la más pletórica y complicada, todo a la vez.

Terminó Curró Díaz el pasado año en Madrid con una fuerte cornada envainada que, no se le apreció hasta días después de su cogida mientras que, en la temporada actual, al margen de distintas cogidas de especial dramatismo, ha tenido que soportar dos cornadas muy fuertes que, en principio, hasta creíamos que podrían lacerarle muchísimo su temporada pero, como se demostró, Curro Díaz está hecho de un “material” excepcional puesto que, no podría entenderse de otro modo.

Igualmente el diestro de Linares ha tenido que afrontar el factor suerte, pero en su parte negativa puesto que, al margen de las cornadas, ha tenido que luchar contra los imponderables que no han sido otros que su mala fortuna en los sorteos que, hasta para eso se necesita suerte. Tanto a los toros malos, a los que les dio la lidia adecuada, como en los buenos con los que le cupo la dicha de que aflorara su arte en su más pura acepción.

Curro Díaz está feliz con lo que ha sido su temporada, gozando de su arte pero, ante todo, dichoso saboreando su reciente paternidad porque no hay nada más conmovedor que ser padre. Ya lo dijo el maestro Facundo Cabral cuando afirmaba: “Cada niño que nace es una buena noticia porque de lo contrario, Dios no seguiría mandando criaturas al mundo”.

Temporada de remontar en todos los sentidos pero de la que Curro Díaz ha extraído lecciones muy válidas, entre ellas aquello de saberse querido y respetado en los carteles; es decir, él es sabedor de que su persona, su calidad como artista, despierta una aureola importante en las plazas de toros, algo que empezó a notar en la pasada temporada y en la que terminamos de concluir, su expectación de cara a los aficionados, ha sido la norma. Su afán de superación ha sido una constante que le ha llevado a sumar casi los cuarenta contratos, algo que, en los tiempos actuales es toda una bendición; si acaso, un mérito contraído por el diestro de Linares que, por fin, al parecer se le está haciendo la justicia que en verdad merecía.


Curro Díaz, un torero en constante alza

-En realidad, Curro, acabó tu temporada y no sé cómo calificarla. ¿Excepcional? ¿Complicada? ¿Ascendente? Lo que sí quedó claro es que acabaste por la puerta grande dos tardes consecutivas en las feria de Jaén. ¿Qué lectura le aportas a tu temporada?

Yo diría que ha sido una temporada ascendente, con muchos matices, pero de la que he quedado muy satisfecho. Y digo en ascensión porque he sido capaz de superar muchos obstáculos que se presentaron en el camino. Y, en realidad, como apuntas, terminar la temporada con dos puertas grandes en Jaén es como para estar muy satisfecho; digamos que ha sido el refrendo artístico de todo lo que he sentido esta temporada.

-Por otra parte, Curro, si me lo permites, una temporada difícil por muchas cuestiones.

Ha habido momentos muy duros, nada es más cierto. Dos cornadas fuertes, volteretas espeluznantes, mala suerte en los sorteos; he tenido que lidiar muchas situaciones, todas ellas al margen del toro o debido al toro, como lo queramos ver.

-Al respecto de las cornadas, tuviste la virtud o la osadía de reaparecer muy pronto, sin apenas tener tiempo para recuperarte, algo que lo complicaba todo mucho más. ¿De dónde sacabas las fuerzas para ello?

Creo que es cuestión de actitud. Como sabes, soy un hombre apasionado en mi profesión y, de repente salía a flote esa fuerza interior que tenemos los toreros, al menos así lo entiendo de forma personal, algo que me incitaba a tratar de ponerme frente al toro cuanto antes, algo que hice con desmedida ilusión y creo que acerté; fue duro, es cierto, pero que me hablen a mí de durezas cuando como se sabe casi que estuve a punto de perder mi vida en Sevilla y, en el mejor de los casos, cuando pude haberme quedado inválido.

-¿Qué se siente, matador, cuando te embiste un toro por derecho en un pueblo, sientes que estás haciendo el toreo soñado cuando, en realidad, supongo que esa dicha la hubieses querido para Madrid, por citar la primera plaza del mundo en la que no tuviste suerte este año?

En el momento en que estás creando la obra bella, en ese preciso instante no me acuerdo de nada, es más, sería como traicionarme a mí mismo e incluso a los aficionados a los que has embriagado con tu arte. El arte surge cuando tiene que surgir; digamos que, en mi caso, cuando un toro me lo permite y si en ese instante uno pensara en las tardes menos afortunadas, el arte no sería posible. Lo importante es disfrutar el momento porque dudo que ningún artista pueda escoger, a priori, el escenario que uno quisiera. Cuando surge se disfruta y todos contentos.


Sin suerte en Madrid, pero dejando destellos

-Nosotros, en el periodismo, muchas veces solemos criticar aquello del “cambio de cromos” que ejercen los empresarios con distintos toreros. Te lo digo porque, como todos sabemos fuiste la base de la feria de Azpeitia en dos actuaciones. ¿Lo fuiste porque tenías como padrino a tu apoderado, a su vez, empresario de dicha plaza?

No, por Dios. Joxín me contrató como base de dicha feria por razones puramente artísticas puesto que, como todo el mundo sabe, el año anterior fui el triunfador total de dicha feria guipuzcoana, razón para que el empresario creyera conveniente contratarme para dos tardes como reclamo artístico para su feria, algo tan lógico y cabal que no creo que merezca más comentarios.

-Por cierto, reapareciste en Azpeitia tras la última cornada y, para mayor desdicha, en tu primer enemigo sufriste una voltereta horrible de la que quedamos todos helados en nuestra sangre; por unos instantes, Curro, temíamos lo peor. ¿De dónde sacaste fuerzas para matar tu segundo enemigo?

Quedé inerte tras la voltereta y no me acordaba de nada. Para mi suerte todo quedó en un porrazo tremendo puesto que no sufrí herida alguna y, cuando me repuse, maltrecho y dolorido me sobraron arrestos para matar mi segundo toro y, como se pudo comprobar, hasta corté una oreja con mucha fuerza, amén de haberme sentido torero en muchos pasajes de la lidia, precisamente en un toro que no me regaló nada. Volví al día siguiente, corté otra oreja y me marché de Azpeitia muy contento; lidié dos corridas encastadísimas, superé la voltereta tan dramática que sufrí y, me marché con la ilusión intacta para volver al año que viene.

-Desde el pasado año, Curro, creo que ha habido una metamorfosis en tu vida; es decir, tengo la sensación de que en este momento eres un torero esperado en las plazas. ¿Tienes esa sensación en tu persona?

Si, se trata de algo muy especial de doble lectura; he tenido la sensación de que se me esperaba y, a su vez, donde se me exigía mucho más que en años anteriores, algo que me hizo muy feliz. Si me exigen es porque saben que puedo dar y, sin duda, di lo mejor de mi ser, ahí están las pruebas.

-Muchas veces hablamos de la buena o mala suerte en los toreros y, como se ha demostrado, al respecto de los sorteos, la suerte apenas se alió contigo. ¿Cómo se combate esa circunstancia adversa?

Digamos que con una total convicción ante lo que es tu quehacer; si no embiste el toro, embisto yo, diríamos como axioma al respecto. Y creo que así ha sido puesto que he superado todas las adversidades para dejar un grato sabor a los aficionados puesto que, jamás me he visto aperreado frente a ningún toro, lo que certifica mi gran momento profesional.


Desmadejado por completo es asistido por los compañeros en Azpeitia

-Todavía no comprendo, Curro Díaz, que es lo que pasó realmente en Madrid en que, como siempre, sin suerte en los sorteos, te jugaste la vida sin trampa ni cartón y aquello parecía que no iba con ellos. Yo, como testigo presencial de tus actuaciones diría que hubo boicot contra tu persona. ¿Sentiste tú lo mismo?

Yo no diría tanto, pero sí que hubo algo raro en el ambiente. No sé de quién sería la culpa, pero te aseguro que nada dejé por hacer. Pese a todo, yo salí satisfecho; no ayudaron los toros para lograr la obra soñada, pero yo quedé muy contento con lo que hice. Vendrán tardes mejores, como las hubo con anterioridad, especialmente la temporada pasada en la que tuve tardes brillantísimas.

-Escucha, matador: dos están al lado de la puerta pero no es lo mismo llamar que salir a abrir. Lo digo en el sentido de que, ahora, por todo lo que ha sido tu temporada como la anterior, sospecho que no hay que llamar tanto, que ya te abren la puerta sin necesidad de picaporte. ¿Lo sientes tú así?

Por supuesto. Pero todo se debe al refrendo de mi arte en el que he inundado ya algunos ruedos por el mundo, algo que me hace muy feliz y, claro, la repercusión se va notando, algo que agradezco muchísimo. Y tengo la convicción de que esto no ha hecho nada más que empezar.

-O sea, se está haciendo justicia contigo de una santa vez, algo que los aficionados veníamos denunciando hace ya muchos años.

Más vale tarde que nunca, reza uno de nuestros refranes. Quizás era yo el que fallaba, pero la gran realidad es que ha habido temporadas muy duras que, por momentos, me quedaba sin alientos. A Dios gracias ha triunfado la razón de mi arte, el que está siendo comprendido por muchísimos aficionados y, ante tal actitud, para los empresarios es mucho más sencillo contratarme ahora, algo que agradezco muchísimo.

-Es de justicia resaltar, matador, que no has tenido reparo en matar cualquier encaste que te ofrecieran y, para sorpresa de todos, hasta has demostrado que tu arte puede aflorar ante cualquier ganadería, del hierro que fuere. Ese mérito no te lo puede quitar nadie.

Desde el año pasado hice una apuesta muy fuerte que, dada mi convicción ante lo que hacía salió muy bien, por eso este año he repetido la experiencia y no me arrepiento de nada, todo lo contrario, me siento muy satisfecho; con los Miura, Victorino, Ana Romero y otras tantas ganaderías, he tenido la oportunidad de triunfar y de demostrarme a mí mismo mi nivel artístico.


Salió en su segundo y alcanzó el éxito en Azpeitia

-Dijiste por ahí que los años te han enseñado que no sabes nada. ¿Cómo es posible que ahora que todos te consideramos sabio tengas la humildad de decir que no sabes nada?

Sí, porque cada día uno entiende que es empezar de cero, pero siempre, de ahí que dijera lo que tú apuntabas; pero es que es cierto. Fíjate que si uno no tuviera la ilusión por hacer las cosas cada día un poco mejor, nada tendría sentido, no habría evolución en mi carrera. Si un día perdiera esa ilusión que me mantiene vivo me iría del toreo inmediatamente. Yo no estoy aquí para engañarme y mucho menos para engañar a los aficionados.

-¿Has llevado a cabo la faena soñada?

Uno tiene el deseo, la ilusión de acercarse cada día a la perfección, un logro que no he tenido; es decir, he llevado a cabo faenas que me han llenado por completo pero, el sueño por la obra bella sigue latente dentro de mi corazón. Dios quiera que un día llegue y te lo pueda contar.

-Llevas veinte años como matador de toros y, para tu fortuna, nos das la sensación de que terminas de llegar al escalafón para comerte el mundo. ¿Dónde está el secreto?

Como antes decíamos, es la ilusión la que me mantiene vivo y, lo que es mejor, en constante evolución. Ahora estoy sintiendo emociones que antes no había sentido, algo que me renueva por completo para el ejercicio de mi arte. Y esa misma ilusión que siento es la que trasmito a los aficionados, de ahí que me sienta un torero esperado por los aficionados.

-Casi al final de la temporada, Curro, nos has dado una gran lección y, sin duda alguna, has llenado de ilusiones el corazón de un ganadero que, desde hace muchos años, las figuras le pusieron freno a su ganadería y apenas lidiaba nada. Me refiero al señor Álvaro Domecq puesto que, eso de indultar dos toros de su ganadería en Perú imagino que sería todo un acontecimiento.

Si analizamos lo que ha sido la ganadería de Torrestrella pronto entenderemos que ha sido de una trayectoria excepcional. Es cierto que, como todo en la vida, dicha ganadería tuvo su bajón y las figuras le dieron de lado. Claro que, ahora, con toda seguridad que le quitarán los toros de las manos a don Álvaro porque, como decíamos, lidió dos corridas extraordinarias allí en Cajamarca en las que, como decías, me cupo el honor de indultar dos toros, algo que me supo a gloria.


Recibiendo uno de los premios alcanzados en la peruana Cajamarca

-¿Será que, tus mejores faenas, a tenor de esos indultos que llevaste a cabo en Cajamarca, se dieron cita en dicha feria peruana?

Fueron dos faenas extraordinarias que, de haberse lidiado en España la repercusión hubiera sido todavía mayor, pero no desdeño para nada dichos triunfos que allí logré. A tenor de mis mejores faenas estimo que en España he hecho algunas de idénticas características artísticas a las de Perú, pero sin la repercusión del indulto.

-¿Será que allí se indulta muy fácil?

El indulto no es algo sencillo, más bien, muy extraordinario. Así lo entendió la gente que los pidieron con auténtica vehemencia, hasta el punto de que el presidente otorgara los indultos.

-He podido saber que estás en negociaciones para ir a México este invierno. ¿Qué hay de cierto en lo que me han dicho?

De que estamos negociando es verdad, pero no hay nada concretado. Me gustaría volver a la Monumental de Insurgentes además de otras plazas. Como sabes, confirmé y no volví jamás.

-Por cierto, confirmaste la alternativa, estuviste magnífico, pero no hubo calado alguno entre la afición. ¿Qué pasó?

Eso me lo he preguntado muchas veces y si me pongo la mano en el corazón te diré que, mi tragedia, en dicha tarde, es que toreaba con Rodolfo Rodríguez El Pana, el inolvidable maestro que, por aquellos momentos él era santo y seña de dicha plaza. Parecerá raro, pero la gente, aquella tarde, todos acudieron a verle a él, los demás, nada importaba; es decir, su poder de convocatoria era tan grande que, nos eclipsó a los que éramos sus compañeros. Es cierto que me sentí dolido, pero lleno de admiración hacia el maestro que, como te contaba, allí palpé todo el poder de convocatoria que tenía El Pana.


Madrid le espera de nuevo la próxima temporada

-En realidad, Curro, ¿eres un artista con valor o un hombre con mucho valor que sabe ser artista?

Me quedo con lo primero. Soy un artista que ha sabido asimilar la grandeza del valor, al menos el suficiente para tener agallas para matar, como antes decíamos, cualquier encaste, pero siempre bajo el denominador común del arte que corre por mis venas.

-El binomio que habéis formado tú y Joxín Iriarte está dando los frutos apetecidos. ¿Quiero eso decir que Iriarte está haciendo con tu carrera lo que otros no han sabido hacer?

Sin desdeñar a nadie y admirando la labor de Joxín, es cierto que para su fortuna, como para con la mía, me cogió quizás en el mejor momento de mi carrera, artísticamente dicho, de ahí los logros que ambos estamos obteniendo juntos. Pero sí, siento mucho respeto y agradecimiento a este hombre que, en los despachos pone tanta pasión como yo en la arena, algo muy de agradecer.

-Gracias, Curro. Que siga tu carrera en modo ascendente para que sigas impartiéndonos bellísimas lecciones de tu arte tan particular, un tesoro en manos de muy pocos y de los que tú eres un elegido al respecto. Que se hagan realidad todos tus proyectos y que se conviertan en éxitos. Que Dios te bendiga.

  haznos tu página de inicio   
 
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
 
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
 
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE TRADICIÓN! /
OPTIMISMO TAURINO /
REVIVE LA PUEBLA TAURINA /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE ...
OPTIMISMO TAURINO
REVIVE LA PUEBLA TAURINA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.