inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

David Esteve  
  entrevista de Pla Ventura [ 22/11/2017 ]  
DAVID ESTEVE: LA OTRA CARA DE LA FIESTA
Qué lejos quedaba de su mente para David Esteve que, tras su alternativa, de la noche a la mañana cambiaría el signo de su vida pero, para mal, claro está. Llegó al doctorado tras dos fulgurantes campañas como novillero y, aquel día de San José del año 2007 parece que le esperaba el diablo en su plaza de Valencia. El cartel no podía ser mejor puesto que, Enrique Ponce como padrino y Manzanares como testigo, sin duda era la alternativa soñada. Claro que, con lo que no contaba David Esteve es que, su padrino, Enrique Ponce, no ha tenido fortuna jamás con los hombres que ha doctorado puesto que, todos han caído en la más absoluta desgracia. Podría ser una anécdota lo que decimos, pero es una realidad que aplasta.

En aquel preciso instante, de apoderarle la casa Chopera, pasó a ser ninguneado por dicha empresa que le dejó en la misma calle sin explicación alguna; cosas del toreo, pero que son muy dolorosas. De repente, como decía, David Esteve pasó de la gloria que saboreaba como novillero a la penumbra como matador de toros puesto que, su ilusión duró un suspiro.

Claro que, el veneno que corre por las venas de los toreros es muy difícil de erradicar; como su nombre indica, es puro veneno que les hace soportar lo que pocos humanos podríamos sospechar. Pocos son los que desfallecen ante su ilusión y, David Esteve no podía ser una excepción al respecto. ¿Qué hacer? Buscar nuevo horizontes. Es cierto que, con toda seguridad, tras aquel descalabro de la alternativa, su razón quizás le dijo que abandonase, pero pudo más su corazón que le empujó para seguir en la brecha, en el duro camino por ser torero y, de no poder ser en España, le quedaba Perú como último reducto.

Son muchos los toreros que en los últimos años han acudido a las ferias peruanas, una aventura que emprendió hace muchos años el maestro Carlos Escolar Frascuelo que, pasado el tiempo ha tenido continuidad en diversos matadores que han recalado por allí en la búsqueda de la gloria artística. Tarea ardua, difícil, complicada, muy arriesgada pero que, en las manos y sentidos de hombres como David Esteve han demostrado que, todo peligro puede ser vencido con audacia. Mérito lo tiene todo. Son casi diez años acudiendo a Perú y en este tiempo, Esteve ha tenido de todo en dicho país; triunfos por doquier, cornadas percances al margen de los ruedos; en definitiva, pruebas durísimas para constatar la capacidad de todo aquel que quiere ser toreo y, David Esteve está en el camino para lograrlo.


Haciendo el paseíllo en su plaza de Valencia

-Es difícil de comprender, David Esteve que, tras aquella alternativa con el lujo más grande del mundo, aquella tarde no pudieras concretar nada que, si me apuras, le ha pasado a muchos de tus compañeros pero que, del todo, de repente, llegaras a la nada no lo entiende nadie. ¿Tú lo entendiste?

Es cierto que las cosas no rodaron como uno hubiera querido pero, por Dios, si en cualquier profesión, todo dependiera de una tarde, esto sería un mundo de fracasados porque, una tarde mala la tiene cualquiera en la profesión que fuere, de ahí mi desencanto ante mi profesión. Yo venía de dos campañas de novillero con éxitos por todas partes, llegué a la alternativa muy preparado y, las cosas no rodaron, pero jamás imaginé que todo pudiera ser tan dramático como desalentador.

-Al mismo tiempo, la casa Chopera que te apoderaba te abandonaron de inmediato. Era para ponerse a llorar ¿verdad?

Son las turbulencias del toreo que, muchas veces nadie logra entender, pero que son realidades que aplastan y las que hay que aceptar. De nada valen los lamentos, la realidad es la que es y cambiarla en ocasiones resulta muy complicado.

-Verás, David. Aplicando la lógica pura y dura, tras aquellos momentos de desaliento y abandono por parte de todos los que te ayudaban, ¿no hubiera sido mejor abandonarlo todo para siempre y empezar una vida nueva?

Tú lo has dicho, la lógica era esa; lo difícil es que cualquier torero sea capaz de plantearse la lógica y, lo que es peor, llevarla a cabo. Los toreros, hablo por mí, tenemos un atisbo de locura que muchas veces nos lleva hasta el precipicio; es decir, nos abocamos a situaciones tan irracionales que, comprenderlas desde el mundo de la lógica de la que tú apuntabas, resulta imposible.


Así mató al toro de la alternativa

-Te comprendo pero, en tu caso, como me han comentado, tienes un puesto de trabajo muy digno en Mercavalencia en que tienes un asentamiento de verduras y frutas, un trabajo que te permite vivir con dignidad, con holgura. Siendo así, ¿Por qué esa locura por ser torero cuando todo se te tornó imposible?

Esa es la palabra, la locura que llevo dentro de mi ser puesto que, de forma racional, como antes comentábamos, cuesta mucho comprender mi posición como torero. Pero como quiera que de artistas y locos todos tengamos un poco, yo creo que tengo de las dos cosas. Si me apuras, más de loco que de artista, pero es la consecuencia del arte la que me obliga a cometer dichas locuras.

-Y atisbando esa locura de que la me hablas, hace nueve años, un año después de tomar la alternativa comprendes que tu futuro no es nada halagüeño y decides incursionar en Perú. ¿Cómo surge aquello?

Cuando uno quiere seguir siendo torero averigua todo y, por otros compañeros me enteré de que allí habían muchas posibilidades de torear, razón por la que un poco a la aventura, si acaso amparado por dos contratos que desconocía las plazas y todo lo que allí podría suceder, me aventuré hacia Perú y, si te digo la verdad no me arrepiento de nada.

-Y a partir de aquel momento, David, eres imprescindible en dichas ferias.

Tampoco es eso porque somos muchos los que allí acudimos pero, como quiera que la afición que allí reina es fantástica y existen muchísimas plazas de toros, al final creo que hay sitio para todos. Ten en cuenta que son casi diez años acudiendo a dicho país en el que si te digo la verdad, me siento como en mi casa.

-Todo ello con el consabido riesgo que allí se corre. Tú eres un ejemplo de lo que digo puesto que has sufrido, si no recuerdo mal, un par de cornadas adornan tu anatomía. ¿Cómo lo pasaste?

Muy mal porque allí los medios son muy precarios; pero no son juzgables porque no tienen más, dan lo que tienen. Me tuve que marchar a Lima para que me operaran y gracias a Dios allí me repuse. Pero sí, allí corremos un serio riesgo la vida.


David doblándose con el toro

-O sea que, la muerte de Renato Motta era muy previsible. ¿Cierto?

Y la de cualquiera porque allí nos jugamos la vida frente al toro y, para colmo, tenemos que luchar contra las circunstancias que, como se sabe no son las más idóneas.

-Volvemos a lo de antes, tu locura está intacta.

Tienes razón porque allí acudimos rezando ante todo; es decir, sin pensar en todo lo que puede suceder de haber una cornada que, las consecuencias pueden ser fatales, el chico que has comentado es un ejemplo, como otros muchos que han ocurrido. Imagina que, para cómo es todo aquello, pienso que Dios extiende su manto para que no pasen más desgracias porque, como te digo, los medios son muy escasos. Como te contaba, no es ni siquiera juzgable lo que allí sucede porque tienen lo que tienen y no cuentan con más medios. Seguro que ellos quisieran estar a la altura nuestra, qué duda cabe, pero Perú no es España.

-¿Cuántas corridas habrás toreado en estos últimos años?

No llevo la cuenta pero deben ser muchas. Este año solo he toreado cuatro tardes porque prefiero ir a sitios puntuales. Pero ha habido años de veinticinco corridas de toros en tres meses, algo que me hacía muy feliz. He triunfado mucho, me he llevado el respeto de aquellas gentes que, en honor a la verdad, a los toreros nos ven como auténticos ídolos.


Luciendo su nombre en un cartel peruano

-Cuéntame, por favor, esa plaza de Rosaspatas en que el ruedo es una circunferencia repleta de gentes, de aficionados, mientras que el torero lidia el toro. No existe barrera alguna y, como te digo, vosotros, los toreros, lleváis la lidia como si tal cosa.

Es lo más curioso del mundo, la primera vez que lo vi me asusté. ¡Cómo se puede torear así! Me dije para mí mismo. Pero así es. Se trata de una costumbre muy arraigada entre aquellos aficionados y, quitarles sus festejos, aunque sea de ese modo, sería quitarles parte de su vida.

-Y los que circundan la plaza, ¿acaso no tienen miedo?

Eso también me lo he preguntado yo, pero deben ser gentes muy especiales, dotados de un valor casi tan grande como el de los propios toreros, algo inaudito. A veces he llegado a pensar que, por ejemplo, aquí en España, si a alguien se le ocurriera semejante idea parábamos todos en la cárcel; desde el organizador, los toreros y los propios espectadores. Son gente de otro mundo, nada que ver con la lógica que antes apuntábamos.

-Y ahora viene la pregunta clave, David. ¿Merece la pena tanto esfuerzo por el dinero recibido que me temo debe ser escaso?

No hay mucho, es la verdad. Pero fíjate que, por ejemplo, en mi caso, con todo lo que he toreado allí, de haberme decidido a quedarme en Perú, viviría como un rey; es decir, esos dólares que allí cobramos sirven para mucho en el país; el problema es cuando ese dinero lo cambias por euros y te lo traes para casa. Al volver es cuando comprendes que, posiblemente, tanto esfuerzo no está recompensado como debía, pero son las circunstancias que allí se dan, por supuesto nada criticables porque allí todo es humilde.


David mantiene intacta su ilusión, su sonrisa...

-Según se desprende de tus palabras, a tu regreso traes para casa un dinero mísero. ¿No se ganaría más trabajando?

Hombre, dicho en cristiano, si cada año los toreros, el que fuere, tuviéramos garantizadas treinta corrida de toros en Perú, sin duda que viviríamos muy dignamente; por supuesto que el sueldo es más alto que el de cualquier trabajador por cualificado que sea.

-Ya, pero un trabajador cumple con su trabajo y ahí acaba todo. Tú, en cambio, te juegas la vida y la gran verdad es que la puedes perder. Es ahí donde yo veo la diferencia entre el trabajo y el toreo.

Volvemos a donde antes, nadie puede controlar la locura de un hombre que quiere ser torero, yo soy el ejemplo y, para suerte del mismo arte de torear, somos muchos los que así pensamos.

-¿Cómo son aquellos aficionados?

Gentes humildes, como no puede ser de otra manera, pero muy apasionados porque para ellos la fiesta de los toros, en todos los pueblos, es lo más grande que tienen y disfrutan.

-Imagino que, el gran problema de allí deben ser las ganaderías puesto que, eso de buscar un hierro con garantías como solemos decir por aquí, imagino que será otra quimera.

Es cierto. Allí hay poco que escoger. Digamos que todos los diestros que por allí actuamos todos pasamos por la misma situación; no hay elegidos al respecto, de ahí la ilusión que ponemos todos. Piensa que, además de los diestros nacionales, allí acuden mexicanos, venezolanos y nosotros los españoles, todos con la ilusión de conseguir el éxito que, a veces, te lo confieso, se torna complicado por la situación del ganado a lidiar.


...Y su deseo de volver a pisar el ruedo de la calle Xátiva

-Cuando me dices que esta año has toreado solo cuatro festejos en Perú, ¿quiere eso decir que ya te has cansado de tanto esfuerzo sin apenas recompensa?

Es muy duro, es cierto. Pero es que además me toca decidir porque, como te contaba, aquí tengo un trabajo estable del que hemos hablado y, ya me estoy preguntado si en verdad merece la pena tanto sacrificio. No desdeño volver porque, como te contaba, allí tengo un gran ambiente entre los aficionados, pero ya serán fechas puntuales como he hecho este año.

-Por cierto, tanta locura de tu parte, ¿cómo lleva todo eso tu señora esposa?

Muy bien porque debes de saber que, María Morilla, mi mujer, fue novillera y me entiende mejor que nadie en el mundo; a veces, hasta es ella la que me incita para la locura de la que hablamos. Esa es, en gran parte, otra de mi suerte que mi compañera de viaje en la vida sepa comprenderme como no lo haría ninguna otra mujer.

-Ahora que lo dices, alguien me contó que María te acompaña cuando entrenas pero, ¿sigue ella cogiendo los trastos?

Me acompaña en los viajes, pero ya dejó los trastos porque se quitó del toreo porque no tiene sentido correr riesgos innecesarios que, para eso ya estoy yo. –Ríe el torero-

-No te pregunto por aquello de volver a torear en España porque quizás te haga daño ¿verdad?

No, daño tampoco. Es la dura realidad de lo que me ha tocado vivir. No he tenido suerte pero, ya sabes, en mi caso somos muchos. No ha podido ser por aquello de lograr mi anhelo que no era otro que triunfar en mi país pero, tampoco guardo rencor a nadie. Las cosas son como son y no pueden ser de otra manera.

-En realidad, David, la vida es como es y no como nosotros nos gustaría que fuera. Dichoso de ti que, en el peor de los casos lograste lo que sería el sueño de muchísimos mortales, alcanzar el grado de matador de toros, el que has ejercido y sigues haciéndolo con toda dignidad, fuera de España, es cierto, pero siempre torero. Entiende tu vida como un orgullo puesto que, como te decía, muchos son los llamados y muy pocos los elegidos y, en tu caso, pese a todo, fuiste un elegido.

Fotos de archivo (
1, 2 y 6). Resto: cedidas por el torero

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.