inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Jairo Miguel  
  entrevista de Pla Ventura [ 07/12/2017 ]  
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
Sin lugar a dudas que Jairo Miguel es el caso más atípico de la historia del toreo; se trata de un diestro que, en el año próximo cumplirá sus primeros diez años de alternativa y sigue siendo una auténtica novedad en todas las plazas de España y Francia.

En su haber ostenta el galardón de ser el matador más joven de la historia del toreo puesto que, con apenas 15 años recién cumplidos, el maestro Eloy Cavazos le doctoraba en Aguascalientes un 3 de mayo de 2008. Lo que se dice un auténtico hito al respecto de la juventud de un muchacho que, como se demostró quería ser matador de toros y, a fe que lo logró. Previamente al doctorado, Jairo Miguel resultó ser figura entre los novilleros de aquel momento en México, hasta el punto de torear por tierras aztecas más de setenta novilladas con enorme éxito, el que le condujo al doctorado al más alto nivel.

Jairo Miguel, como novillero conquistó todas las plazas de América; siete tardes en Aguascalientes, tres en La México, Bogotá, Cali, Lima, amén de un largo etcétera de plazas que, todas, sin distinción, se le rindieron ante su arte. Su persona, todo un meteorito que enardeció a los públicos de allende. Triunfos por doquier los suyos que, como suele suceder con todos los toreros, no se quedó excluido de las graves cornadas puesto que, una de ellas le tuvo al borde de la muerte. Y allí en México, cuando parecía que su estrella brillaba con más intensidad que el mismo Astro Rey, una lesión de tendones le obligó a cortar aquella racha triunfal y, de forma inevitable, regresar hasta España.

Una vez en España las cañas se le tornaron lanzas puesto que, pasados los años, todavía nadie entiende los motivos por los cuales el muchacho apenas ha toreado alrededor de veinticinco corridas de toros en casi diez años como doctor en tauromaquia; si acaso, como salvoconducto admirable, la tarde que se encerró con seis toros en Cáceres, su tierra, todo un éxito al más alto nivel y apenas le sirvió para nada; cosas del toreo pero que nadie pude comprender y mucho menos aprobar.

Esta es a grandes rasgos la historia, pequeña o grande, según se mire de este matador de toros llamado Jairo Miguel; pero si debo de resaltar, por encima de todo, la alegría con la que vive este chico, nada propio de un torero que, en su caso, lo “lógico” sería que viviera amargado ante lo que está siendo su carrera; pero no, quiénes así puedan pensar se equivocan como me equivoqué yo puesto que, cuando creía que me encontraría con una hombre desmadejado y asqueado ante el trato que le han dado como torero, de repente, me encuentro con un chaval alegre, contento feliz, ilusionado y, como dije en mi enunciado, con una fe que con toda seguridad moverá las montañas de sus ilusiones.


Jairo Miguel sigue confiando en sí mismo

-Eso de no torear y encima estar alegre, Jairo Miguel, me sabe a gloria. ¿De dónde sacas esa fuerza que te mantiene vivo artísticamente dicho?

Yo tengo el positivismo dentro de mi cuerpo como un estigma maravilloso. De nada sirve vivir amargado porque no se saca nada positivo de ello; es mejor mirar la vida en positivo que, siempre, a la corta o a la larga, siempre nos aporta resultados hermosos.

-Por cierto, ¿qué hace un torero cuando no torea?

Como quiera que emprendí la carrera más difícil del mundo, algo que usted sabe perfectamente, aunque no toree en el sentido estricto de la palabra, la preparación del torero es siempre una constante y no se puede desfallecer ni un solo momento; es decir, pese a no torear como yo quisiera, el día entero lo dedico a mi carrera que, como es sabido consiste en torear, entrenar, estar siempre preparado para la cita con el toro. Hago tentaderos, camino, entreno de salón; en definitiva, hago una vida de torero porque de pronto te llaman para torear y hay que estar en forma.

-¿Por qué te fuiste a México siendo tan joven?

Porque las leyes de España impedían torear a los chavales, razón por la que con once años me marché con mi padre a Colombia, triunfé por la grande y desde allí ya partimos hacia México que, como todo el mundo sabe, en país azteca logré todos los triunfos habidos y por haber.



El gran momento de su carrera: Alternativa con figuras y a plaza llena

-¿Qué queda, Jairo, de aquella carrera fulgurante de aquel niño llamado Jairo Miguel que, entre otras cosas, un día de la vida, por culpa de una cornada fuiste noticia en todos los diarios del mundo?

Pasada más de una década de la cornada que usted alude, si me lo permite le diré que queda un hombre ilusionado que jamás perdió la esperanza y mucho menos la ilusión por lograr lo que siempre ha sido mi meta, ser figura del toreo.


-Si ser figura en cualquier profesión, en tu caso, de novillero fuiste lo máximo. ¿Qué pasó, amigo, para que se resquebrajara aquel castillo de ilusiones que durante unos años adornó tu ser?

Sigo creyendo que todos los hombres tenemos escrito un destino y por mucho que nos empeñemos, no podemos evitarlo. Estaba de Dios, en su momento, que yo iría a México para conquistar a los mexicanos, que allí triunfaría como nadie, que me doctoraría de la forma tan mágica que lo hice y, a su vez, como se demostró, que una cruel lesión de tendones me apartara del circuito puesto que, en pleno éxito, en la vorágine de mis triunfos, llegó dicha lesión que me tuvo ocho meses apartado de los ruedos, razón por la que me tuve que venir a España y, a partir de aquel momento, como por arte de “magia” se difuminó todo para que yo tuviera que empezar de cero una vez más.

-Cuando tomaste la alternativa, amigo, el diestro más joven que se doctoró en la historia de la tauromaquia, todos creímos que, con dicho aval sería más que suficiente para que el “niño” de aquel momento lograra la consolidación en calidad de matador de toros. No pudo ser y, la pregunta, Jairo, es inevitable. ¿Quién falló, fuiste tú o fueron los demás?

Yo creo que hice lo que debía pero, si lo analizamos, algo hice mal para que mi carrera no tuviera continuidad. Si le digo que no me culpabilizo de nada, aunque tenga todas las culpas; y se lo digo porque hice siempre lo que debía hacer. Le he dicho que vivo las veinticuatro horas para el toreo y es cierto; cada vez que he toreado he triunfado, salvo en las dos corridas que toree en Madrid; el resto, todo han sido triunfos. De igual modo, aquello de buscar culpables fuera me parece una insensatez; algo que no va conmigo. Lo que tengo que hacer es estar muy preparado y cuando venga la oportunidad hay que aprovecharla como siempre hice.


No le falta empaque para ejecutar la media verónica

-Apenas toreas pero, como dije, tu carrera está llena de hitos muy importantes, es decir, dignos de resaltar; tu alternativa con apenas 15 años, tus seis toros cuando tenías 16 años en Cáceres, los toros que has indultado; no sé, pero muchos recuerdos hermosos que deben valerte como aval. Si te digo que, lo tuyo es muy curioso, por no decir extraño. Has toreado con las principales figuras del toreo de España y no desdeñaste nunca con nadie. ¿Has llegado alguna vez a dudar y pensar que el triunfo no vale para nada?

Eso nunca. Recuerde que, lo poco o mucho que he toreado, todo ha sido por culpa de un éxito anterior, por tanto, aunque nos parezca un absurdo que no me contraten como debieran, la gran verdad es que el triunfo siempre es importantísimo.

-Sabemos que no tienes apoderado, por tanto, las cosas en los despachos quiero pensar que se te pondrán todavía mucho más difíciles. ¿Quién pide por ti?

Soy yo el que me hago todas las gestiones. No he tenido la fortuna de tener a mi lado a un hombre que me ayudara, algo que estimo que un día llegará pero, de momento, yo mismo gestiono mi carrera, no sé si con mejor o peor acierto, pero no me queda más remedio; pero no crea que lo digo como una carga, más bien con una felicidad absoluta. Deje que le matice que yo no suelo pedir nada; pedir es la labor de los mendigos y, en mi caso, en mayor o menor medida, yo ejerzo una profesión artística, por ello me ofrezco a los empresarios para que si les soy útil puedan contratarme, como haría cualquier pintor para exponer en una galería, un cantante para un teatro, un escritor para ofrecerse a una editorial, pero nunca hay que mendigar nada. Esta profesión es tan maravillosa que, desde cualquier ángulo tenemos que engrandecerla, jamás menospreciarla.

-¿Cómo recuerdas tu gloriosa alternativa?

Usted lo ha dicho, con toda la gloria del mundo. En aquel momento era el cartel soñado en la plaza que me consagró como ninguna en México, Aguascalientes; aquella plaza a reventar y junto al maestro Eloy Cavazos y El Zotoluco sentí que tocaba la gloria con mis manos.


Jairo toreando con la diestra

-¿Llegaste a confirmar en La México?

No. Cuando todo estaba previsto para ello, llegó la lesión que antes le dije y, tras torear quince corridas de toros en los estados tuve que regresar a España para curarme y allí se quedaron miles de ilusiones por el camino. Si le digo que he toreado tres veces en el coso capitalino como allí le denominan, triunfé y le digo que no hay nada más bello en el mundo que torear en dicha plaza.

-Me estoy acordando ahora, como antes decíamos, al respecto de tu gravísima cornada en la que fuiste noticia de primera página en el mundo, pese todo, tuviste suerte; primero porque te curaste y, acto seguido porque no existían todavía las malditas redes sociales que, de haber existido, como les ha ocurrido a otros diestros, muchos hijos de puta te hubieran deseado la muerte. ¿Qué piensas al respecto de dichas redes y las consecuencias de las mismas?

Los inventos todos son buenos; los malos somos los que les damos una mala utilización, caso de todos los seres que desprecian la vida sin reparar en nada; unas pobres gentes que no tienen mayor fundamento que ejercer la maldad, algo que si le soy sincero me pone muy triste.

-¿Qué mensaje les darías a todos aquello que desean la muerte para un torero?

Que se pusieran en la piel del torero pero, en su caso, con algún que otro familiar cercano y que los demás le desearan la muerte por ser futbolista, por citar una profesión cualquiera. La vida es el tesoro más grande que nos ha dado Dios, por tanto, Él es el único que tiene derecho a quitárnosla; que los demás, como fundamento, le deseemos la muerte a un semejante dice muy poco de quiénes practican ese sentimiento tan macabro como inhumano.


Al natural

-Por cierto, ¿lograste olvidar para siempre la cornada de la que hemos hablado que te tuvo al borde de la muerte?

Las cornadas no se olvidan, se archivan en el mismo cuerpo que, lacerado por las mismas, a diario recuerda uno el riesgo que asume y, pobre de todo aquel torero que no sepa asumir las consecuencias de una horrible cogida, en este caso, de una fuerte cornada. Aceptar ser torero es comprender que, la cornada, cuando menos te lo esperas puede llegar, incluso hasta la muerte, ahí están recientes, junto a Dios, los compañeros El Pana, Víctor Barrio e Iván Fandiño muertos en el ejercicio de su arte.

-Hablemos de tu arte que, en realidad es lo que nos importa. Este año, pese a no vestirte luces, han sido cinco festivales que te han llenado de gloria y, lo que es mejor, de convicciones personales puesto que, cinco salidas por la puerta grande es todo un aval para el que sigue soñando con ser torero. ¿Verdad?

Si me lo permite lo diré que estoy tan feliz como si hubiese toreado veinte corridas de toros. Y no hablo de triunfalismos absurdos puesto que, si tengo a un crítico cerca de mi persona ese soy yo. Ocurre que me he sentido pletórico, feliz, saboreando el triunfo, sintiéndome torero que, en realidad es el mejor pago que la vida podía darme.

-Ya el pasado año, Jairo, si mal no recuerdo acudiste a la “selva” para torear cuatro corridas de toros con enorme éxito; me refiero a tu incursión por tierras peruanas donde, como se sabe, todo aquel que quiere ser torero de verdad acude a dichas ferias donde el gran riesgo viene dado fuera de la plaza en la que, como casi siempre sucede, apenas hay medios para curar a un posible herido. Acudir a torear a Perú ¿es de locos o de toreros?
 
Ambos conceptos van de la mano; hay que tener un atisbo de locura para saber que, allí más que en ninguna parte del mundo, un torero se juega la vida de verdad; y de toreros porque, como antes dijimos, si soy capaz de practicar la profesión más dura del mundo la tengo que ejercer con todas las consecuencias. Fue una campaña triunfal: dos corridas de toros en Huamachuco con dos salidas por la puerta grande; dos salidas en hombros con dos indultos en Tacabamba; es decir, cuatro orejas y rabo cada tarde. El balance no pudo ser mayor. Regresé pletórico de ilusiones y poco que se den las cosas, al año que viene estaré por allí.


Jairo cita a las 'montañas' que moverá para dejar de estar en blanco y negro

-Tomaste la alternativa hace casi diez años y, por el tiempo transcurrido, los aficionados hemos envejecido mientras que tú, a tus 24 años tienes todas las ilusiones intactas ¿verdad?

Como decíamos, sigo siendo novedad en la práctica totalidad de las plazas de España y Francia. Siendo así, el hecho de ser novedad siempre es algo positivo que, procuraré aprovechar. Como me ha sucedido con los festivales que le contaba, la menor oportunidad de una corrida de toros la aprovecharé como nadie. Ya se lo demostraré a usted y a todos los aficionados.

-Deja que te pregunte una pregunta incómoda pero, como entenderás, tiene su fundamento. ¿Te has puesto un plazo para seguir, mejor dicho, para continuar o dejarlo?

Es cierto que desde que regresé de México las cosas se tornaron difíciles pero, como antes apuntábamos, en la práctica totalidad de las corridas de toros que he toreado en todas he saboreado el triunfo. ¿Dejarlo? No, de momento no. Vivo por y para mi profesión y mientras el cuerpo aguante y tenga intactas mis ilusiones, lucharé hasta el final. La pena sería dejarlo a sabiendas de que tengo muchas posibilidades para el triunfo; un éxito que he tenido en innumerables tardes pero que tengo que reeditar en España. De momento mi entrega es total; digamos que me esfuerzo al doscientos por ciento para que nada quede pendiente respecto a mi persona. El destino y las circunstancias marcarán la pauta de mi carrera, como la de cualquier chaval que como yo quiera ser torero.

-Tras escuchare este largo rato que estamos conversando, no sé, pero algo me dice que estás tomando un “medicamento” para tu alma; tanta alegría y positivismo no es normal en un hombre al que la vida apenas le ha sonreído, al menos en los últimos años. ¿Qué “pócima” maravillosa tomas para ver la vida con ese optimismo, algo que ya quisiéramos el resto de los mortales?

Acudí en su momento a la consulta de la señora María Domecq, una terapeuta maravillosa que ha hecho milagros en mi persona como usted dice. Doña María ha indagado dentro de mí ser y me ha hecho ver la vida como yo se la he mostrado a usted; en realidad no existe otra forma de vivir que no sea con alegría y optimismo. Los que vemos la vida con optimismo creo que tenemos mucho ganado al respecto de los pesimistas.

-Jairo Miguel, muchas gracias por tus palabras, por tu alegría, por tu convicción al respecto de tu carrera y de tu persona; en definitiva, por la tremenda lección de humanismo que me has dado. Que Dios te siga bendiciendo.

Fotos cedidas por el torero

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.