inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
 
22/04/2016
  (Riobamba-Ecuador) Una oreja cortó el rejoneador Álvaro Mejía, en la corrida mixta de la feria taurina “Señor del Buen Suceso 2016” (Crónica completa)
 
Firma: María Zaldumbide
 
     
 

Con cerca de media plaza se realizó la corrida mixta de solidaridad.  Con la asistencia 2.500 personas que donaron 10.000 litros de agua para los damnificados del terremoto.  Triunfo del rejoneador Álvaro Mejía de Ecuador. Con reses de Peñas Blancas y Santa Coloma para los rejoneadores y Ortuño, para el novillero.

Willie Rodríguez (Colombia): Palmas, saludos desde el tercio y, palmas y saludo desde el tercio

Álvaro Mejía: palmas y saludo desde el tercio, una oreja

Martín Camacho: palmas, saludo en el tercio. Petición de indulto, palmas y saludo desde el tercio.

Willie Rodríguez mostró grandes aptitudes hípicas.  Parecía que la cuadra no le pertenecía y en sus dos toros recurrió excesivamente a los auxiliadores.

En el primero de su lote, del hierro de Santa Coloma “El Hacha” sufrió una aparatosa voltereta, sin consecuencias.  Este toro embestía en oleadas lo que, obviamente complicó la labor del rejoneador que, tuvo que echarle coraje a la faena, prácticamente todo lo hizo el rejoneador.

No logró encelar al toro en la grupa de sus cabalgaduras y quizá, lo más memorable de ese primer toro; fueron los dos grandes pares al violín que logró exponiendo mucho.

La falta de codicia y la condición tarda del toro no transmitieron al público que entró poco en la faena. Tras un pinchazo y un rejón de muerte caído, pasaportó al primero de su lote.  Una muy leve petición de oreja terminó en palmas y saludos desde el tercio.

El segundo de Rodríguez del mismo hierro, fue muy feo de pitones; un cárdeno casi negro que entró con muchos pies, sin rematar en tablas y duró muy poco.  En este segundo estuvo más acertado con la colocación de las banderillas porque el toro colaboró algo más que su primero.

Desgraciadamente su faena, una vez más de diluyó por la excesiva presencia de los peones.  De hecho a la hora de entrar a matar, en ambos toros; un auxiliador se mantuvo en el centro del ruedo hasta que clavó los rejones.

En su segundo Willie necesitó de ocho viajes hasta que logró colocar algo más de medio rejón.  Sonaron dos avisos y tras un certero golpe de descabello terminó su presentación en Riobamaba.


Álvaro Mejía. Foto Andrea Acosta

Álvaro Mejía promete mucho, sabe encelar a los toros en la grupa de sus cabalgaduras, la presencia de los auxiliadores fue la justa.

En su primero no estuvo acertado con los rejones de castigo debido a que el animal se rajó desde el inicio.  

Se acunó en tablas y realmente Mejía necesitó exponer e ir constantemente de frente, para lograr colocar los pares de banderillas.  Más que embestir arreaba, complicando seriamente la labor del caballero.  

Un rejón caído y trasero no bastó para que doblara por lo que necesitó de hasta de siete golpes de descabello para terminar con su primer toro, no antes de que sonara el primer aviso.

El público se impacientó y todo quedó en palmas y saludo desde el tercio.

El segundo de Mejía no prometió mucho al inicio de la faena pero, a fuerza de exponer sus cabalgaduras y tras dos rejones de castigo, logró ciertas embestidas de calidad del toro.

De mitad de faena hacia delante, el toro sacó el pozo de casta que llevaba dentro y permitió que Álvaro rejoneara siempre de frente y al estribo.  Estructuró una faena ligada y con transmisión en la que el público entró de lleno.

Se adornó con varias cabriolas que emocionaron al público que entró de lleno en la faena.

Desgraciadamente el rejón de muerte fue trasero y caído, dando como resultado, derrame y una muerte lenta; sin embargo el público pidió la oreja con fuerza, a pleno pulmón, más que con pañuelos y al grito de “torero, torero”.  La autoridad consideró mayoritaria la petición y concedió la única oreja de la tarde.

Martín Camacho lidió los dos únicos toros de Ortuño que saltaron en la tarde.  Se lo notó poco placeado desde el primero de su lote.  

Entró con muchos pies pero, duró poco.  Martín, estuvo bien probando al toro por chicuelinas, tras una única vara en la que perdió las manos y hizo sonar el estribo.

Puso banderillas con solvencia pero, en la faena; fue evidente que está poco placeado.  Le falta plantarse firme y tiene la lamentable costumbre de no terminar el muletazo, dejándolo a la altura de la cadera.

Por momentos el toro transmitió y tuvo pies, pero; no llegó a cuajar.  Se aploma a la altura de la cuarta tanda.  Tras hasta tres manoletinas que levantaron al público, un pinchazo y una estocada casi entera y trasera, que demoró la muerte, cinco golpes de descabello y un aviso, termina su primera aparición en la Raúl Dávalos.

El sexto de la tarde fue, un gran toro entró con muchos pies, rematando en tablas; con transmisión y potencia. De hecho el único que fue bravo en varas, peleando, metiendo riñón.

De hecho fue demasiado para lo poco toreado que, evidentemente, está Camacho. Fue un animal fijo, con codicia y gran nobleza que exigía mucho, había que estar muy puesto con él y dada la poca actividad novilleril en el país; fue más de lo que pudo manejar Camacho.

El público instintivamente comprendió la calidad del toro y las complicaciones que un toro tan importante podía causar a un muchacho que comienza y tiene poco rodaje.

Se permitió excesivo castigo en varas, lo que de alguna manera se comprende porque, el toro fue muy exigente y necesitó de una muleta mucho más poderosa que la de Martín que, dado su poco corretaje lo toreo, lo mejor que pudo.

El novillero mostró buenas maneras, demostró que tiene madera pero; si no logra torear más, podría quedare en lo que hoy es; una promesa para el futuro.

Indudablemente estuvo por debajo de el gran sexto toro de la tarde.  La gente comenzó a pedir el indulto pero, la autoridad no lo concedió; con justa razón porque, en otras manos quizá pudo serlo, pero no con la incierta lidia que recibió del joven novillero.

En ningún momento le encontró los terrenos, se vio apurado y sobrepasado por el toro.  Lo que no impidió que el público pidiera, el indulto.  Lo más rescatable de esta segunda faena de Camacho fueron los ayudados por alto con los que preparó al toro para la suerte final.

Se colocó hasta tres veces antes de lanzarse tras la espada, porque público comenzó a pedir el indulto y eso, solo complicó más la situación del novel torero.  Tras un pinchazo hondo y un aviso terminó la última faena de la tarde de hoy.

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
IVÁN, CHRISTIAN /
PALABRAS DE CORAZÓN /
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE? /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / España
IVÁN, CHRISTIAN
PALABRAS DE CORAZÓN
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE?
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.