inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
 
12/02/2017
  (Temporada Grande-México) La Crónica del Festejo: El desconcierto de romper con la rutina
 
Firma: Jorge Eduardo
 
     
 

Ficha del festejo: http://opinionytoros.com/noticias.php?Id=55469

Motivo de desconcierto fue la corrida de Barralva por el simple hecho de que nos enfrentó a una realidad taurina fuera de nuestra zona de confort. El encaste Atanasio Fernández es frío de salida, poco temperamental, y sobre todo poco espectacular. Este comportamiento choca francamente con el Saltillo avanto, que se presta para el lucimiento en cuanto se fija en el capote de quien lo para. Los atanasios reservan todo su celo para la vara, a la que acometen con bravura, y para el tercio final, cuando finalmente cantan sus cualidades; mientras los saltillos acusan marcadamente el efecto de la lidia sobre su comportamiento constantemente. Así podríamos alargar la lista de contrastes: mientras que el saltillo exige que le lleven más toreado, el atanasio embiste con el mismo recorrido le puedan o no, por lo que un toro se presta para construir un trasteo in crescendo, mientras que el otro exige que le aprovechen mientras dure.


Un toro

En esta diversidad descansa mucho de la grandeza de nuestra fiesta y de su aportación a la humanidad. Es ese abanico de posibilidades lo que separa a los grandes de los medianos, y a las figuras de quienes no lo son. Por ello resulta alarmante que la afición de la Plaza México no recibiera a ese toro distinto, no digamos con conocimiento, sino con simple paciencia. La México esta tarde se montó en su macho de plaza de primera, y exigió a diestra y siniestra, como debe ser. Sin embargo debemos señalar el equívoco enorme de rechazar una labor con mucho valor taurino simplemente porque no responde a lo que siempre vemos. La exigencia no tiene sentido cuando es cerrazón, y no ofrece ninguna categoría a la plaza cuando es incomprensión del toro y del toreo. De eso mismo: ¡Del toro y del toreo!


y otro toro

Y es que tiene sentido exigirle otra faena a Paco Ureña cuando cae en sus manos un toro como No que no –n. 277, 528 kg.-, encaste saltillo, que a pesar de cierta falta de transmisión, embistió con largueza y buen estilo, además de que tuvo una duración considerable. El murciano hizo absolutamente todo bien, con verdad, con temple, a la distancia adecuada, aunque sin romperse del todo. Ofreció tandas no precisamente largas, pero sí ligadas, sabrosas, suficientes, sin cortar a la brevedad como otros muchos toreros hechos en España.  La faena fue absolutamente derechista hasta que probó sin suerte por el otro pitón. Después Ureña decidió abruptamente que era hora de adornarse. Vinieron cambiados por la espalda que rompieron la faena, y manoletinas tras de dosantinas. Falló con los  aceros y cosechó palmas, mientras que el toro recibió el arrastre lento.

Aunque la pieza taurina era sólida, y una buena parte de la concurrencia la disfrutamos ampliamente, faltó ese desbordamiento, ese punto de emotividad y sentimiento por parte del torero definitivo para la afición capitalina. Es decir, a Ureña, gran torero, no le hizo click inmediato lo que espera México. La gente se lo recriminó, y todo ello tiene sentido: Ureña viene de otra fiesta, de otro contexto, y La México tiene un criterio muy peculiar que no se replica en otras partes del país. Por su parte, la afición de La México tiene derecho a imponer sus parámetros, pues para eso es plaza de primera, máxime cuando es un coso que se entrega hasta el borde de la misma locura. Hasta ahí todo bien...


Ureña, confirmación agridulce

...Pero cuando el tendido le recriminó a Ureña la sobresaliente lidia de Pitito –n. 299, 539 kg.- la situación se tornó frustrante. El atanasio, imponente, badanudo como pocos, muy bien armado, se dedicó a defenderse, a no entregar nada, a pararse, a probar, a engatillarse, y a ponerle difícil el trámite al torero. Éste aposto por consentir con toque suave, pero sin dejar de mandar, respetando las distancias, e incluso obligando al toro en un par de trazos extraídos a toda ley. El toro finalmente no agradeció los procedimientos de Ureña, quien pinchó, y el mérito de su actuación ahí quedó. ¡Pero coño! ¿Cómo es posible que les pasara de noche? ¿Cómo es posible que le pitaran, qué le gritaran aburrido? Esa cerrazón a entender las condiciones de un toro que no tuvo más que un pase templado, y a valorar un trasteo méritorio no es digna de una afición entendida. No es de aficionados pretender al mismo toro una vez sí y otra también.


La gente no lo vio con el cuarto

Arturo Saldivar, por su parte, se apuntó otra tarde para el olvido en el coso de Insurgentes. Su apuesta por hierros toristas de procedencias variadas durante la presente temporada simplemente fracasó. El de Teocaltiche estuvo francamente mal con el duro Eso y más –n. 289, 538 kg.- que pidió el carnet de profesional, y con el que el torero intentó todo lo que le vino a la cabeza sin concretar nada. Para más Inri, añada usted una dosis de apatía. Mató de pinchazo y bajonazo para retirarse abroncado. Este toro tumbó aparatosamente a Juan Carlos Paz, que guardaba la querencia, y después a Carlos Domínguez en la contra durante el primer tercio.

Hizo quinto Clavellino –n. 301, 536 kg.-, que de salida apuntó complicaciones en una lidia en la que el matador, entre espantadas, figuró más bien poco. El toro dio cierta coba y fue más noble de lo esperado durante un buen tramo de la faena, pero sin que el matador se encontrara nunca. De entre el mar de cites, distancias, terrenos, procedimientos, intentos, y fracasos, solo cabe destacar el inicio de faena por doblones. La gente perdió la paciencia ante la falta de mando, y Saldivar recibió otra buena dotación de pitos al retirarse al callejón tras pinchazos y un descabello.    

Otro que rompe con la rutina es Sergio Flores. El tlaxcalteca podrá gustar más o menos, pero tarde tras tarde sale a buscar las palmas echando mano de su determinación, su compromiso, su buena cabeza, y sus amplios recursos. No es casualidad, pues, que el tlaxcalteca esté formando un abultado currículum de tardes exitosas en esta plaza, no todas con rotundidad, pero siempre dejando un buen sabor de boca. En esta ocasión no le sonrió la suerte con el tercero de la tarde, Comadroso –n. 300, 508 kg.- que se arruinó tras darse una vuelta completa de campana antes de entrar al caballo, donde todavía hizo por pelear. El ganadero hizo público mediante Twitter que el toro se rompió cinco vértebras en el acto.


Destacado con la capa

El gran momento de Sergio Flores vino con el precioso Mi Lic –n. 294, 545 kg.-, alto, serio, cuajado, que lució su muy asaltillada estampa en contraste con las bastos e imponentes atanasios. En consonancia con la diferencia en tipo, también en cuanto el juego el toro estuvo en otra cosa, más emparentada con ese comportamiento que, con sus respectivos matices, pareciera el único que le entra a la Plaza México. Por lo tanto, ahora sí, la gente entendió la lidia inteligente que realizó Sergio a un mansurrón, al que tocó con firmeza y obligó a volver a la muleta a pesar de las medias embestidas que a duras penas regaló. El torero además fue todo voluntad, lo que invariablemente hizo conexión con el tendido desde el recibo por toreras verónicas, hasta los momentos más brillantes, en los que templó sabrosamente a pesar de que no pudo ligar. Brindó la muerte del toro al subalterno español Victor Saugar "Pirri" en un gesto de toreros. 


Inteligente con la muleta

Hacia el final de la faena MiLic se sintió podido, y optó por rajarse sin cortapisas. Fue entonces cuando el Jorongo echó manos de distintos adornos, imaginativos, toreros, y sobre todo adecuados para no dejar caer la faena. El toro, por su parte, ya había dado de sí cuando Flores se cambió la muleta por la espalda para hacerlo pasar en redondo, entre otras florituras que mantuvieron a buen nivel el ánimo de una afición. Todo apuntaba a que el apizaquense tocaría pelo de nuevo, pero desafortunadamente se encontró con hueso antes de dejar media estocada trasera y acertar al primer golpe de descabello. La tercera oreja de la temporada se le escabulló, compensando el segundo apéndice que le regalaron en la ocasión anterior. Pero dejemos en segundo plano los retazos de toro, que no son más que eso, para enfocarnos en el cariño y el reconocimiento de una afición que respalda la lucha de Sergio Flores por construirse un nicho entre la torería nacional.

Fotos: Luis Humberto García "Humbert".     

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
A LAS PUERTAS DE SEVILLA
EL MENSAJE QUE NOS DEJAN
CUANDO DECIDÍ MORIRME
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
A LAS PUERTAS DE SEVILLA
EL MENSAJE QUE NOS DEJAN
CUANDO DECIDÍ MORIRME
 
JOSÉ NELO 'MORENITO DE MARACAY': El color del arte
SAN ISIDRO 2017
ARLES, PASCUA 2017: ¡QUÉ VIVA FRANCIA!
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JOSÉ NELO 'MORENITO DE MARACAY': El color del ...
SAN ISIDRO 2017
ARLES, PASCUA 2017: ¡QUÉ VIVA FRANCIA!
 
LOS CABALLOS DEL VINO Y EL TOREO /
TORERO DE HISTORIA /
LOS TOREROS ACABAN CON LA FIESTA DE LOS TOROS /
Op. / España
Op. / Venezuela
Op. / México
LOS CABALLOS DEL VINO Y EL TOREO
TORERO DE HISTORIA
LOS TOREROS ACABAN CON LA FIESTA DE LOS TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.