inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
 
12/11/2017
  (Ciudad de México) José María Hermosillo firmó lo mejor del cerrojazo de la Temporada Chica 2017
 
Firma: Jorge Eduardo
 
     
 

Décima segunda y última novillada, sexta con caballos, de la Temporada Novilleril 2017 “Soñadores de Gloria en la Monumental Plaza de toros México. En tarde despejada con intermitentes rachas de viento, y con pobre entrada, se lidiaron seis novillos de Las Huertas. En cuanto a presencia los utreros cumplieron a cabalidad, excepto quizás por el tercero, tan descarado de cornamenta como feo de hechuras. En lo que respecta al juego, destacaron primero, cuarto, y quinto: el primero fue encastado y boyante, y los otros nobles y de buen estilo. El segundo de la tarde tuvo genio y peligro, el tercero con poca entrega y recorrido, y el sexto embistió soso y anodino. Actuaron los siguientes novilleros:

José María Hermosillo: silencio tras aviso, y dos orejas.

Juan Padilla: silencio tras tres avisos, y silencio tras un aviso.

Héctor Gutiérrez: palmas en su lote.

Saludó en el tercio Diego Martínez tras parear al cuarto con lucimiento, valor, y aguante por el terreno de los adentros.

Antes de romper el paseíllo, se guardó un minuto de silencio a la memoria de la figura aguascalentense Miguel Espinosa “Armillita, fallecido esta semana.


El triunfador de las novilladas picadas

Terminó otra temporada novilleril del coso capitalino. Aquellos simpáticos seriales que en tiempos de pocas corridas fuesen soporte de la fiesta brava en nuestra capital, hoy están más alicaídos y devaluados que nunca. Nuestra temporada chica sobrevive en medio de un panorama devastador, pues se compone de poco más que un espectáculo familiar, cuyos costes de operación seguramente son imposibles de cubrir, y al que apenas asistimos los más rancios y perennes diletantes del coso de Insurgentes. “Los que no nos quieren en nuestras casas”, como diría el famoso Profesor desde su primer tendido de sol. Vaya suplicio para los muchachos estrellar sus ilusiones contra un público poco accesible, y para los aficionados aguantar un desfile de chicos que no alcanzan a satisfacer sus criterios.

Lo realmente escandaloso de la situación es el ostracismo del medio ante la situación de las novilladas en la Plaza México. Y es que, aunque esta nueva empresa le ha echado mucha afición tomando mejores decisiones de programación y de condiciones para ofrecer espectáculo, aún hace falta ese empujón, ese pasito adelante, ese brío hacia afuera del medio taurino que permita trascender una situación dramática que supera a la fiesta misma, y a quienes estamos dentro de ella. No todo está perdido, Guadalajara ya lo ha demostrado con su repunte de entradas, y en el ruedo han encendido la esperanza los novilleros sin caballos que el próximo año estelarizarán los festejos con la lidia completa. En esta ocasión fue turno de un triunfador de los festejos con caballos de dar el batacazo.

José María Hermosillo, primer espada, hidrocálido de nacimiento, segunda tarde en la temporada que hoy finalizó, nos dejó una muestra de qué pasa con nuestra novillería. Y es que antes de las emociones, el aquicalidense se las vio con Rociero –n. 51, 441 kg.--, con el que el torero quiso, tuvo las herramientas técnicas, pero acabó por quedarse debajo. El novillo era encastado, con acometividad y motor, aunque con alguna tendencia a buscar lo que había detrás de la tela. Después de un sobresaliente quite por cordovinas, Hermosillo comenzó su labor muleteril por toreros doblones antes de torear por el derecho con la mano muy baja, sometiendo y obligando. Sin embargo, después de probar por el lado izquierdo el trasteo no fue el mismo. El espada perdió las distancias, y naufragó entre división de opiniones del respetable. Mató de estocada tras cuatro pinchazos y un aviso.


Rociero exigió, y Hermosillo estuvo decoroso

El talento, pues, está ahí. Hace falta, no obstante, el apoyo decidido para que nuestras promesas no sean eternas, sino esplendorosas realidades. Un paso firme y decidido por ese camino fue la faena a Pirata –n. 27, 439 kg.--, precedida también de emoción en el quite, este por tafalleras, y remates sobresalientes en redondo a una mano. El último tercio estuvo dividido, si cabe la expresión, en dos partes, precedidas por el escalofriante inicio en los medios por pases cambiados. En la primera, José María intentó enroscarse al toro, con la pierna de la salida adelantada, echando para afuera, y rematando detrás de la cintura. Naturalmente, el joven quedó siempre mal colocado e impedido para reponerse y ligar, viéndose por momentos embarullado.

Pero Hermosillo echó pa’lante con su solvencia, su oficio, su preparación, su cabeza y sus recursos. Como la faena no podía quedarse en eso, el hidrocálido apostó por el terreno de toriles, y allá se colocó mejor, obstruyendo menos el viaje del toro, pero insistiendo en su concepto de cercanías. La gente respondió incondicionalmente a la entregada propuesta del chico que sacó a la plaza del letargo de toda la tarde, y que sin empacho se enroscó a Pirata por la faja, ligando tandas no tan largas pero sí de mucho calado, soberbiamente rematadas. Se podría objetar a la faena, quizás, un cierto encimismo, y el no probar al novillo por el lado izquierdo. De cualquier modo, la rúbrica de un soberbio espadazo, magníficamente ejecutado al volapié, unificó los criterios en una sonora petición de oreja, que se materializó en el doble premio, apenas protestado. Vox populi, vox dei, al igual que en la sonora ovación a los despojos mortales de la res.


Pirata fue el novillo del triunfo

Juan Padilla vino a ocupar un lugar al cerrojazo quizás como alguna inocencia de su parte, o de su administración, o de la empresa que le contrato. Y es que el joven regiomontano fue un muestrario de verdor a lo largo de toda la tarde. Ello redundó en que el respetable le tuviera poca paciencia mientras lidiaba a Geilito –n. 87, 435 kg.--, un novillo con mucha guasa que le dejó barato al nobel espada la osadía de ponerse delante de él. Escuchó tres avisos en medio de un mitin contra el puntillero Erasmo Fernández, que paró tres veces a la res.

El quinto, Brujo –n. 65, 442 kg.-, fue un novillo berrendo en cárdeno, lucero y calcetero, que se dejó meter mano con nobleza. El de Monterrey volvió a lució todavía más verde con el bueno, mostrándose incapaz de sacar los pases, y poco maduro como torero. Eso no es ningún crimen, ni ninguna ofensa, ni nada por el estilo, como bien lo manifestó la afición capitalina, que mediante gritos y comentarios dejó bien clara la realidad, pero sin propasarse con el muchacho, ni reventarlo. El cuestionamiento serio es ¿Por qué Padilla estuvo acartelado en el cerrojazo “de triunfadores”, y no en otros festejos más acorde a su rodaje?


Exhibieron el verdor de Juan Padilla al ponerlo en el cerrojazo

Héctor Gutiérrez pechó con el peor lote en su presentación con caballos en la plazota. Esperado –n. 73, 427 kg.--, fue un novillo descompuesto, soso, y de mal estilo, con el que no hubo acoplamiento posible. Tres cuartos de acero y dos descabellos precisó el novillero para pasaportar a una res cuyo recuerdo solo mantendrán las estadísticas. Por las mismas anduvo Soldado –n. 65, 442 kg.--, de mejor desplazamiento que el primero del lote, pero todavía más soso y anodino, acudiendo a los embites con la cabezota arriba. Lo que más se agradeció de este turno, además de la voluntad de estar en la cara del toro, fue la brevedad con los aceros: estocada casi entera un poco perpendicular y a otra cosa mariposa. Palmas.


Gutiérrez, sin opciones

Terminó pues la segunda edición de “Soñadores de Gloria”, y la enésima temporada novilleril de nuestro coso. Sueñan con gloria en el ruedo, tal y como un buen amigo sueña en el tendido con el futuro Valente Arellano que saque a la novillería del marasmo. Debemos soñar, también, con el día en que en el medio taurino por fin nos pongamos las pilas, y generemos las condiciones para que surjan los Felix Guzmán, los Joselillos, los Rodríguez, los Capetillos, los “Güeros” Miguel Ángeles, y los Valentes, en vez de esperarlos por generación espontánea.

Fotos: Luis Humberto García "Humbert".        

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
 
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
 
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE TRADICIÓN! /
OPTIMISMO TAURINO /
REVIVE LA PUEBLA TAURINA /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE ...
OPTIMISMO TAURINO
REVIVE LA PUEBLA TAURINA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.