inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
28/11/2017
  (Temporada Grande-México) A Las Cinco de la Tarde: Suerte te dé Dios
 
Firma: Mary Aguilar
 
     
 

 A veces me pienso: la ilusión de volver al toro es una ficción, pues no siempre hay fundamento para hacerlo. No sé, a lo mejor en el músculo vital aun hay rescoldos de las tardes de bravura, las que nos sabemos de memoria y platicamos hasta convencer al otro de lo bueno que ha sido ese día con tal o cual toro, o por lo menos hasta que se queda sin decir nada pero ya nos ha escuchado amablemente. No sé. La mansedumbre descalabra a quienes nos apasionamos de la fiesta brava, sin embargo, volvemos. Vamos a la plaza con toda la fe que podemos y hasta con mucha más. De dónde la sacamos, lo desconozco.  


Jaral de Peñas llamó a nuestra puerta, Foto: @LaPlazaMéxico

En esta ocasión llamaron a nuestra puerta los toros de Jaral de Peñas, criados en el campo queretano por Juan Pedro Barroso. Si bien no fueron lo esperado, a excepción de uno, son total y abismalmente diferentes a los teofilos, carrancos, y a los propios bernaldos que tanto le gustan a Pablo Hermoso de Mendoza quien ya no llena ni el numerado en la Plaza México y que para no variar, pidió en la segunda corrida de la Temporada Grande.

  

Su comparecencia fue como acostumbra hace años, cotidiana y de cumplimiento con dos animales de Bernaldo de Quirós muy en el tipo de la ganadería: regordetes y casi sin pitones. Muy ad hoc para una plaza de quinta categoría. Ya no hablar de fondo, porque menos lo conocen; ante estos, el rejoneador puede hacer lo que le plazca y al parecer la mayoría se conforma con piruetas, pero hacerlas a un ente inmóvil tiene poco mérito y ninguna emoción. El toreo, a caballo o a pie es ante todo eso.

  

En cuanto a los matadores, también generó expectación Cayetano, debido a las última temporada en España donde lo hizo verdaderamente bien, incluso causando sorpresa de alguna manera; pero acá las cosas fueron diferentes, no sólo por su lote de poco fondo sino porque el no rompió, no se entregó. Los primeros lances al tercero mostraban un torero dispuesto pero de inmediato cambió todo, a partir de ahí su actuación fue reservadísima, demasiado precavido y también desangelado, frío, sin toque. Ante ello la afición poco puede tolerar, así que hasta la próxima, si es que hay.

  

A quien definitivamente nos dio gusto ver de nuevo es al hidrocálido Leo Valadez, teníamos y mantenemos la fe en él pues si quiere será un torero importante, está en proceso pero debe superarse a la voz de ya. Su forma de pararse en el ruedo no niega sus años, mejor dicho, su vida en España; prácticamente se fue y ha estado allá desde crío. Aunado a la experiencia del campo español, el muchacho tiene muchas cualidades de torero bueno y sobre todo, algo complicado de lograr en cualquier profesión: estilo. Pero de repente se pierde entre el desplante y el gusto porque algo le sale bien, debe controlar eso así como el orden del procedimiento.

 

El premio de la tarde fue para Arturo Saldívar, quien sorteó a Bienvenido #168 con 490kg. El torero tuvo disposición, salió alegre, con actitud pero no siempre querer es poder; una cosa son los pases vistosos o hacerlo para la galería y el relumbrón y otra muy distinta el toreo. Lo primero hace ganar titulares en espacios donde el optimismo no tiene medida, pero lo segundo es mando, profundidad y quietud -entre muchas cosas-, además como decía María Zambrano: sólo la armonía engendra continuidad. La faena no la tuvo, por eso no cuajó un toro, complicado si, pero boyante, codicioso y de mucha transmisión a pesar de la poca pelea en varas. A eso sumar el descabello y la concesión de una oreja. El toro debió irse al rastro con las orejas, su acometividad merecía ser lidiada con poder, eso es mejor homenaje que cualquier arrastre lento.

  

Mención aparte merece la entrega que pusieron los de plata al ejecutar el tercio de banderillas; el oficio de Diego Martínez y Fernando Guerrero con el cuarto de la tarde mismos que la afición hizo salir al tercio, y el sabor de Gustavo Campos con el sexto quien también fue llamado a desmonterarse pero no pudo hacerlo por un despiste del matador en turno. A ellos, una vez más una ovación con tinta.

 

Ha sido una tarde tan larga como fría, aunque esta vez no se cayó de bobo el encierro y hasta salió el toro bravo es desafortunado y terrible cómo nos reducen el tercio de varas a un pellizquito; para nosotros es emocionante y por encima de eso, ellos mejor que nadie saben su importancia: ahí se mide la bravura, sólo ahí, con su sangre honran el esfuerzo, paciencia y amor de los ganaderos.

 

En fin, dice bien el viejo adagio: suerte te dé Dios. Está clarísimo que lo demás poco o nada les importa, ojalá un día de estos también nos la dé a los aficionados y nos caiga la montera con los machos hacia abajo.

 

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.