inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
 
06/01/2019
  (Temporada Grande-México) La Crónica del Festejo: Al Calita le hizo justicia la Cuarta Transformación
 
Firma: Jorge Eduardo
 
     
 

Los aires de renovación no dejan de soplar a lo largo y ancho del territorio mexicano. Son tiempos de Cuarta Transformación, como dijera la flamante cabeza del ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador. Siempre un paso adelante, siempre visionarios y previsores, en la fiesta de toros nos adelantamos a los acontecimientos. Desde el 2016 la Plaza México sufrió su cuarta transformación con la llegada de la nueva empresa. A partir de entonces se han gestado los acontecimientos de toda clase de naturalezas que acompañan a la organización de corridas de toros: triunfos, éxitos, tragos amargos, derrotas, fracasos, escándalos, y polémicas. Ha habido de todo, palos y petardos, como es la naturaleza de la fiesta.

De entre las situaciones menos promisorias para la fiesta brava nacional de cuantas se han presentado en el embudo de Insurgentes, sobresale la dificultad para dar la vuelta a la raquítica situación de la torería mexicana. Las nefastas prácticas de la empresa anterior dejaron a la fiesta al borde de la inanición, pues todo aquel nacional que triunfara corría el riesgo automático de que cayera sobre su cabeza un veto fulminante, usualmente por asuntos de dineros (que nunca les faltaron a los Ponces, Julis, y hasta toreros de medias entradas, como los Castellas).

En la actualidad, esa práctica se ha detenido. Sin embargo, solo nos cambiamos de un obstáculo a otro. Y es que la nueva empresa es parte de un grupo hegemónico, prácticamente monopólico, que mantiene una forma de trabajar en la que se conforman grupos muy cerrados, en los que es muy difícil penetrar. Con la caída del poder del grupo del doctor Herrerías, son los allegados a Espectáculos Taurinos de México, y en menor medida los allegados al incipiente grupo de su socio Xavier Sordo quienes entran en los carteles de México. A ello se debe la deuda primordial de TauroPlaza México con la afición taurina tras casi tres años, tras de los que no han logrado sacar una figura del toreo mexicana en tres años.

De entre estas desafortunadas políticas sobresale un acierto verdadero de la empresa de La México. Me refiero a la reaparición de Ernesto Javier Tapia “El Calita, matador de toros mexiquense que tomó la alternativa en el albero de la Monumental hace diez años. Aquella vez fue debut y a la congeladora, aparentemente por algunos conflictos del entorno del torero con la empresa. Tampoco la nueva administración le dio la oportunidad hasta ahora, cuando, tal y como nos lo sugieren varios indicios, Calita ingresó al círculo del matador Mario Zulaica, gerente de la empresa del coso, y sus cercanos como el matador Christian Aparicio, quien acompañó a Ernesto en el callejón. El empresario potosino terminó recientemente su relación profesional con Arturo Saldivar


¡Nomás fue el susto!

¿Atamos los cabos correctos? Solo lo sabremos a la sazón. Pero, por ahora, lo que es una realidad digna de aplaudir es la inclusión del Calita en los carteles de la Temporada Grande. El Calita reafirmó lo que se le ha visto en otros cosos, y que en este espacio le hemos reseñado. Un torero maduro, con proyección, con transmisión, con buen concepto, con temple, con firmeza, y con mando. Mató cuatro toros, y todavía se tomó el tiempo de cortarle una oreja al octavo de la función. En fin, una tarde muy promisoria para el que puede ser un torero importante. No dejaremos de animar a TauroPlaza México para que busque a los otros Calitas que andan por los ruedos nacionales y extranjeros, pidiendo una oportunidad para pegar un palo.

Antes abrió plaza Fabián Barba, que mató el primero de siete toros de Rancho Seco. Ochentón –n. 195, 535 kg. – fue un toro serio y fuerte, encastado, difícil, que exigió temple y mando. Es necesario mencionar brevemente que saltó al callejón de forma muy parecida a la de su célebre hermano Pajarito. El aguascalentense estuvo firme, iniciando por doblones toreros y corriendo la mano con buen gusto por ambos pitones, templado y gustándose. No obstante faltó un poco de temple y suavidad para meter al toro en la muleta y obligarlo a romper, lo que provocó algunas protestas. Mató de un bajonazo entregándose, y cortó una oreja sumamente benévola cortesía de Jorge Ramos.


Viene el Calita...

Con el otro de su lote, estuvo muy sobre pies robando muletazos en cantidad un poco a la trágala. Un poco lejos, pues de someter a un toro bastante malo, de nombre Pastorcito –n. 119, 495 kg. –. La participación de Fabián terminó abruptamente con el primer regalo de la noche, un toro corraleado de Monte Caldera, llamado Mitotero –n. 33, 515 kg. –, que le cogió mientras esperaba de rodillas en los medios. Suelto el torete, se fijó súbitamente, se arrancó, pasó en la larga cambiada, y volvió encelado sobre el torero, pegándole dos cornadas grandes. Poco pudo hacer Calita con dicho astado.


...y pisa fuerte

Volviendo a la actuación de Calita, hizo primero de su lote Epifanio –n. 147, 550 kg. –, cárdeno precioso de lámina. El mexiquense conectó con el tendido tan pronto como se abrió de capa por mandiles. Con la muleta hiló su faena más templada y de mejor sello artístico, marcada por templadas series de derechazos, cuidando mucho al cárdeno, que era noble pero débil. Sin embargo, el mayor calado vino en el toreo al natural, suerte por la que consiguió ligar un par de tandas toreando muy despacito, largas, de bastantes muletazos. De entre ellos destacó un muletazo cortito, apenas el muñequeo tras de tocar, muy reunido, un cromo. Terminó lidiando de pitón a pitón con mucho lucimiento. Mató de un bajonazo y cortó otra oreja que no debió entregarse.


Viene el Calita...

Su actuación con el quinto de la función fue sumamente interesante. El torero hizo al burel, de nombre Gaspar –n. 120, 504 kg. –, que era un toro huidizo, distraído, sumamente deslucido, soso, embistiendo a media altura. En resumen un toro que valía para muy poco. Con base en estar en el sitio, Ernesto Javier Tapia hizo una faena in crescendo, en la que hicieron ruido, primero, los remates por alto. Después, el último pase antes de ligar el de pecho empezó a provocar el olé. Y, hacia el final de la faena, fue toda una tanda de naturales, con la muleta enrollada sobre el palillo para ayudarse contra el viento. Siguió una estupenda serie de ocho o nueve muletazos caminando de los medios hacia los adentros, dejando un trincherazo soberbio y la torerísima escena de andarle al toro. Como colofón, el toreo por alto, sentido, proyectando, y llegando al tendido. Lástima del desastre con los aceros, porque hubiera cortado la otra oreja.


...y pisa fuerte

Tapia despachó al primer regalo, sin mayor éxito. Con el propio, octavo de la noche, Melchor –n. 141, 493 kg. –, del hierro titular, consiguió una faena de buen sabor artístico. Tal vez un conjunto menos logrado, pero definitivamente una faena con buenos pasajes por el lado derecho. A pesar de que el toro deslucía echando la cabeza arriba, El Calita llegó entregándose y alargando los trazos, muy despatarrado, y reponiéndose para quedar en la distancia. También le jugó a favor, hay que decirlo, las ganas de la gente de jalear algo a esas alturas de la maratónica jornada. Mató de estocada algo delantera, y cortó la segunda oreja.

Diego Sánchez está en ese limbo tristísimo y gris de los toreros a los que sus apellidos y relaciones les significan un tremendo handicap en contra. Y es que en Diego hay afición, hay valor, y hay condiciones para funcionar como torero. Hay todo menos sitio, el mismo que le negaron por llevarlo cuidadito desde el inicio de su carrera, y evitarle el fogueo natural en el que los chavales con afición y valor se hacen toreros. Tal y como su paisano Armillita, desde la alternativa todo ha sido una carrera dura, aunque más discreta en comparación con aquel.

El tercero de la tarde fue un toro con movilidad, pero áspero, con más edad que trapío. Había que someterlo para aprovechar las embestidas, o al menos para lucir por encima del astado. Lástima grande que estuvo lejos el joven hidrocálido de ello, y desesperó al respetable. El toro se llamó Baltazar –n. 125, 477 kg. –. Con el sexto de la función vinieron los mejores trazos de Diego, tanto con capote como con muleta, y quedó claro que en él hay calidad. Hay también idea, cierta estructura de intentar las tandas largas y rematadas. No obstante le hace falta el dominio y la técnica para no destemplarse, cosa que complica mucho lo de llegarle al público de México. Tuvo problemas con el acero y escuchó silencio. El toro se llamó Rey Mago –n. 124, 515 kg. –.


Diego Sánchez tiene condiciones y un panorama complicado

La próxima semana, vuelve la ganadería madre de la cabaña brava mexicana, San Mateo. Partirán plaza Federico Pizarro, quien lo hará por última vez, Fermín Rivera, y Gerardo Adame.

*Fotos: Luis Humberto García "Humbert"

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
ADIÓS AMIGO JORGE
¿AÑO NUEVO?
DIETARIO PICAMILLS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
ADIÓS AMIGO JORGE
¿AÑO NUEVO?
DIETARIO PICAMILLS
 
ANÍBAL RUÍZ:
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LIMA 2018: GALDÓS SE LLEVÓ EL ESCAPULARIO DE ORO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ANÍBAL RUÍZ: "No conozco para nada a esa ...
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LIMA 2018: GALDÓS SE LLEVÓ EL ESCAPULARIO DE ...
 
LOS RAPEROS SE UNEN AL CLAN DE “SERES RAROS” /
52 AÑOS TAURINOS /
EL ORDEN DE LOS FAROLES NO ALTERA LA LUZ /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
LOS RAPEROS SE UNEN AL CLAN DE “SERES RAROS”
52 AÑOS TAURINOS
EL ORDEN DE LOS FAROLES NO ALTERA LA LUZ
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.