inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
Gracias por seguir con nosotros

Antolín Castro  
  España [ 09/07/2007 ]  
SE FUE MI CURRO

Cogió el camino y se fue ligero. Iba sin prisa pero no miraba hacia atrás, sabía el camino. No volvió la mirada pues sabía lo que dejaba. Se dejaba una vida hecha a golpe de cariño y afecto. Y todo ese cariño les correspondía a muchos, por eso no volvió la cara, para no vernos llorar.

Consciente del daño que su mirada podía dejar, apretó el paso. No quería que los corazones se rompieran mas en mil pedazos. Fue su vida pura alegría y así quería que fuera su recuerdo, no de tristeza. Ni una pena quiso darnos y se fue suave, con mucho temple. Cuanta raza y casta tuvo en vida para tenernos a todos en vilo, lo cambió por la seda a la triste hora de decir adiós, para que se notara lo menos posible.

Desde aquel abril del lejano 93 fue la vida y el ritmo de la casa que habitó con nosotros. Siempre cerca pues era su estilo; siempre encima para que el calor fuera mutuo. Se llamaba Curro por méritos propios, ya que llamarse así es siempre todo un privilegio. Pero tenía apellido, como diría Daniel, uno de sus mejores amigos, y ese era Guenzín, ganado a pulso por su constante juego, por su alegría y también por ese diminutivo de sinvergüenza que le iba como anillo al dedo.

Un mestizo luchador. Sabedor de su condición, supo ganarse el cariño de todos cuantos le conocieron. Nunca pasó desapercibido a nadie, ni en sus perrerías ni en sus juegos. Tuvo una familia entera a su disposición para quererle como merecía y, mientras nos iba ganando, la aumentaba allá por donde pasara. Amplia familia que logró engrandecer para su causa. La causa de un ganador.

Sufrió lo suyo, pues de puro bueno le tocó siempre salir perdiendo en la calle. Otros congéneres no ignoraban su capacidad para liderar confianza y cariño y cuando hubo oportunidad lo agredieron. Le atacó también la diabetes, pero no fue capaz de acabar con su resistencia a vivir con inusitada alegría. A todos venció con la sonrisa en los ojos. Ojos que nublaron las cataratas que también quisieron, presas de envidia de su alegre mirada, quitarle la visión de esa vida de la que disfrutó, e hizo disfrutar, a conciencia.

Adiós amigo, adiós mi Curro. Compañero y amigo, miembro de mi familia, uno más de la misma. Tu recuerdo será imperecedero y debes saber que a través tuyo aprendimos a amar a los animales, en especial la raza canina.

Ahora quedan las lágrimas de quienes te quisimos; la soledad de Chispi, ese amigo y hermano minino te echará de menos y muchos mantendrán el recuerdo de haberte conocido. Mereció la pena conocerte, quererte y cuidarte hasta que nos dejaste hacer esa labor. Luego tu bondad te llevó a ofrecernos lo mejor a la hora de la marcha; el irte sin ruido, sin darnos más que hacer, tan en silencio que parecías otro. Pero no eras otro, sino el Curro de siempre, el bueno. Lo demás, ese cascarrabias, era una postura para impresionarnos, para defenderte de ser tan bueno. Eso eras, BUENO, con mayúsculas.

Tu espíritu presidirá siempre esta casa, las de mis hijos y la de todos mis nietos, que todos tuvieron oportunidad de gozar de tu presencia. Ninguno habrá de olvidarte porque todos aprendieron a quererte, al tiempo que aprendían a andar o a olvidar el chupete. Ninguno sabrá apartar tu imagen de su retina, pues fue tan intensa tu vida que nos inundabas todo el campo visual. Ni una sola anécdota será olvidada y por eso no hace falta reflejarlas por escrito. Es más, no cabrían en escrito alguno.

Con ese nombre, Curro, figuran grandes personajes y tu lo que haces es engrandecerlo con tu historia y tu recuerdo. Se equivocan quienes creen que el perro es el mejor amigo del hombre, por alguna razón especial se puede asegurar que es el único. Decir perro es decir amigo, decir Curro y ser un perro como tú es engendrar la amistad y ponerla al servicio de los hombres. Eso fuiste tú mi buen amigo: la representación de la amistad más pura. Descansa en paz, es mérito tuyo.

P.D. No debió de vivir mal Curro, cuando mi buen amigo Luis decía "yo quisiera ser perro en casa de Antolín". Sólo añadir, que si yo quisiera vivir con un perro, sólo podría ser con ese Curro.

  haznos tu página de inicio   
 
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
 
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la Guarda de los toreros
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la ...
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
 
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR /
UNA ETAPA MÁS /
NO VALE RENDIRSE /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / Venezuela
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR
UNA ETAPA MÁS
NO VALE RENDIRSE
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.
Antolín Castro Luis Pla Ventura