inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lázaro Echegaray  
  España [ 01/12/2017 ]  
ANTITAURINISMO Y LIBERTAD DE CÁTEDRA
Observo que hay muchos aficionados a los que les avergüenza hablar de toros en público. Les gusta hacerlo en la intimidad y están dispuestos a explayarse en ese ambiente pero piden discreción en lo que tiene que ver son su afición. Esto sucede sobre todo en algunos círculos intelectuales y especialmente en los académicos. Quizás no sea muy valiente por su parte pero por otro lado nos queda la experiencia de lo sucedido en núcleos académicos cuando se ha intentado hacer una cátedra de tauromaquia, o incluso una de estudios interdisciplinares en tauromaquia, como sucedió en septiembre en una de las universidades más antiguas del mundo, la de Salamanca. La presión de los antitaurinos, muchos de ellos dentro de la propia universidad, llevó a la clausura de la presentación de la misma. Las manifestaciones contrarias llegaron desde muchos núcleos. Los antitaurinos son tan cerradetes de mollera (cortitos), están tan obsesionados pensando en sus propios prejuicios, que no han sido capaces de ver que cuando se habla de interdisciplinaridad se habla de múltiples vertientes, teorías, disciplinas y focos de estudio. Quiero decir que  el antitaurinismo entra dentro de los estudios taurinos. Cossío dedicó una parte de su enciclopedia a ellos, a sus autores, teorías y a su desarrollo histórico. Así, la universidad, desde las cátedras de tauromaquia, podría convertirse en un centro de debate. Pero la intransigencia de esta gente exige que el tema no pueda ser siquiera nombrado ¿Dónde existen temas que ni siquiera se pueden nombrar? En los sistemas dictatoriales, como todos sabemos. 

Escucho a un académico de gran prestigio decir en un acto universitario que hoy nos perdemos dilucidando aspectos tan absurdos como la culturalidad de la tauromaquia. Lo decía siendo contrario a los toros. Uno se sorprende al escuchar estas palabras en un intelectual ¿Qué si la tauromaquia es cultura? Pues está claro que sí porque de hecho llevamos hablando de este tema más de cuatro siglos y forma parte de uno de los debates eternos del país. Más antiguo incluso que los nacionalismos, o que la derecha y la izquierda. Partirnos el pecho defendiendo o degradando la tauromaquia forma parte de nuestro ADN, y eso, señor mío, es cultura y es parte del acervo cultural del territorio. Claro que hay que entenderla como eso, como la cultura propia de un pueblo, no como la cultura material, la que indica que un individuo es más o menos culto en función de que haya leído, o no, el Quijote; aunque desde esa perspectiva también la tauromaquia sería cultura. Alguien aportó algo al debate: es cultura todo aquello que es susceptible de ser observado desde las disciplinas que analizan los actos culturales. Es decir, desde la antropología, la historia, la sociología, las bellas artes. De esta manera, la tauromaquia es cultura y su antítesis, la antitauromaquia, también lo es pues forma parte de un mismo todo. Para que uno sea anti algo, primero debe existir ese algo. 

Que los antitaurinos, en su mayoría, son una banda de incultos (materialmente), lo sabemos todos y lo demuestran cada día pero es verdad que podrían dejar de serlo si fueran capaces de aceptar un espacio de debate, que preferiblemente podría ser la universidad. Pero claro, uno no quiere espacios de debate cuando está seguro de que no tiene base suficiente como para defender sus premisas. Ellos prefieren la lucha de guerrillas, el ataque a cara tapada, el insulto fácil, el grito apagado que se quiere mostrar como soflama universal y cualquier otra cosa antes de enfrentarse en algo que es eminentemente democrático, el debate en zonas neutras. 

A nosotros, los aficionados, nos pasa un poco lo mismo. Escuchamos anti y se nos ponen los pelos como escarpias y los ojos entornados. Pues esos anti forman también parte de lo nuestro y de hecho la tauromaquia (como compendio de conocimiento, no como ciencia de torear)  no puede existir sin ellos porque ellos también conforman la cultura taurina del país. 

Conviene sobre manera entender esto. Por más que nos duela. Todos, aficionados y detractores somos parte de un mismo juego, de una misma cultura, la que ha creado el ancestral juego con el toro de lidia. Negar el debate es negar el juego democrático. Eliminar de la universidad la posibilidad de debatir es algo tan dictatorial como eliminar la libertad de cátedra, que es el fundamento básico de cualquier universidad. 
 
   
  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
SIN MORAL PARA CRITICAR /
A LAS COSAS POR SU NOMBRE /
MERECIDO Y… JUSTO /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / Francia
SIN MORAL PARA CRITICAR
A LAS COSAS POR SU NOMBRE
MERECIDO Y… JUSTO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.