inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Pla Ventura  
  España [ 08/11/2018 ]  
TRECE AÑOS SIN NAVALÓN

Parece que fue ayer pero han pasado trece años desde que Alfonso Navalón entregó su alma a Dios devorado por un maldito cáncer. ¿Por qué escribo estas líneas sobre el crítico más magistral que ha dado la fiesta de los toros? Primero porque me lo ha pedido el corazón y, como sabemos, el corazón no engaña; y en segundo lugar porque se cumplen ahora, justo en este mes de noviembre el aniversario que me recuerda los cuarenta años transcurridos desde que conocí a Navalón.


El inolvidable Alfonso Navalón Grande

Recordar a Navalón es un puro ejercicio para el espíritu, una reivindicación para el alma de todo aquel que, como a mí me sucediera, me cupo la fortuna de amarle y admirarle. Todavía retumban en mi corazón las frases que me regaló cuando le entrevisté para el que sería mi primer libro LAS DESGARRADAS ENTREVISTAS DE PLA VENTURA, un sencillo libro en el que Navalón puso tanto ardor en que saliera a la luz como si fuera algo suyo. Era, ante todo, un elenco de mis mejores entrevistas en la que, a no dudar, la que cautivó por completo no fue otra que mi conversación con Alfonso Navalón que, a pecho descubierto fuimos capaces de denunciar lo indenunciable, una labor que nos dejó muy satisfechos y rodeados de enemigos por todas partes.

Para que mi dicha fuera todavía mayor, unos años más tarde, muy poquitos, Navalón me regaló junto a Marisa Arcas, otra genial compañera, unas letras a modo de introito para mi libro 30 AÑOS Y UN DIA en la que contaba la historia de un torero que estaba preso en El Dueso por tierras de Santoña, un texto con el que Navalón se sintió tan enamorado que, en una de nuestras conversaciones me dijo: “Eres capaz de plagiar mis ideas antes de que se me ocurran” Sin duda, la lisonja más bella que pudiera recibir del gran maestro de la crítica.


Portada del libro Las Desgarradas Entrevistas

¿Qué decir de este genio de la pluma? Su leyenda da para hacer una enciclopedia al respecto porque nadie le igualó en su menester y, lo que es mejor, no tiene ni imitadores porque nadie en el mundo podría alcanzar la gloria que logró mediante la sagacidad de su pluma, su inteligencia al más alto nivel y su personalidad sin límites; un tipo de otra galaxia si se me permite la expresión, algo que sabían todos, de ahí el odio exacerbado que por él sentían los mercachifles del espectáculo pero, a su vez, la pasión más enconada en su favor venía de quiénes tenían que venir, de los mismos aficionados que le adoraban, hasta el punto de sacarle a hombros por dos veces consecutivas de la plaza de toros de Madrid, un hecho insólito que nunca se dio hasta que lo protagonizó Alfonso Navalón y que jamás se repetirá.

Su herencia más significativa de todo cuanto nos dejó, no es otra que su libro carismático, VIAJE A LOS TOROS DEL SOL, una obra única en su género que ha sido editada en varias ocasiones dada la belleza intrínseca de dicho volumen, todo un monumento al saber al respecto de los toros y el campo.


VIAJE A LOS TOROS DEL SOL, la obra cumbre de Navalón

En cierta ocasión fui a visitarle a la redacción del diario Pueblo en Madrid, en la calle Huertas 73, el diario en que Emilio Romero, santo y seña del periodismo de aquella época solía contratar a los mejores, razón por la que Navalón era el jefe de la crítica taurina de dicho diario, un periódico que en aquellos años espléndidos en que la crítica taurina tenía un peso específico, especialmente en la feria de Madrid, muchos días, el diario Pueblo editaba un millón de ejemplares que era devorados por los lectores, un caso único en la historia del periodismo. Justamente, en aquel encuentro cautivador que tuvimos, en dicha fecha me invitó para que yo escribiera junto a él en el cuadernillo que todos los martes Emilio Romero le había asignado para la crítica taurina, un lugar que el mismo Emilio Romero la bautizó como LOS MARTES DE NAVALÓN, un espacio en el que, como digo, me cupo la dicha de verter mis ilusiones junto al gran maestro de la crítica, el irrepetible Alfonso Navalón Grande.

Navalón era original por los cuatro costados que solemos decir; era licenciado en Derecho, una carrera que nunca ejerció y, por el contrario, sin ser periodista logró en el periodismo lo que nadie en el mundo había logrado por mil carreras como periodistas tuvieran; cuestión de sabiduría, nada más.


Navalón rodeado de amigos según versión de Cristina Gálvez

Hay profesiones, la del periodismo es una de ellas, que se pueden ejercer sin haber ido jamás a la universidad puesto que, el talento, no siempre está al servicio de las normas establecidas. Repito que, Alfonso Navalón logró en el periodismo aquello por lo que muchos llevan luchando toda una vida para quedar todo en el vacío de la nada, con su carrera a cuestas.

¿Qué periodista, -en este caso taurino- podía soñar con ser sacado en hombros de la plaza de Las Ventas de Madrid? Seguro estoy que ni el propio Navalón lo sospechaba; pero su buen hacer, mejor decir y su sabia manera de proceder, todo ello le llevaron al más alto de los éxitos como el referido.

Sus críticas eran el paradigma de lo que soñaban todos los aficionados que, irremediablemente se veían reflejados en lo que eran sus pensamientos, algo que Navalón regalaba sin recato alguno, es decir, el aficionado puro y auténtico se veía reflejado en la pluma del crítico de Fuentes de Oñoro, hasta el punto de, como digo, ser el único periodista en el mundo en que su periódico editó la cifra de un millón de ejemplares diarios.

Muchos fueron sus logros, tanto en la crítica taurina como en sus ensayos al margen de los toros en los que alcanzó el rango de narrador al más alto nivel; no lo digo yo, lo dicen los miles de ensayos que le dejó al mundo, algo de lo que jamás jactó pero que dejó una huella imborrable; se le conoció como el crítico taurino por antonomasia pero, su profundizamos, su verdadero YO no era otro que el de narrador en la materia que fuere, la que desgranaba con inusitado anhelo y, sin lugar a dudas, con unos conocimientos al más puro estivo Valle Inclán.


30 AÑOS Y UN DIA, la obra que me prologó Alfonso Navalón

Navalón, por pura convicción, militaba en la izquierda más pura, aquella donde los hombres honrados se contaban por cientos de miles; él era un ejemplo puesto que su labor no era otra que la denuncia pura y dura ante todos los fraudes que en la fiesta se cometían. Claro que, de haber vivido en la actualidad, con toda seguridad que hubiera roto el carnet que le acreditaba como militante de aquella izquierda que nos ilusionó a todo el pueblo español. Cómo ha cambiado todo en apenas tres lustros desde que se nos marchó Navalón; de tener aquella izquierda luchadora y honrada, a tener que soportar ahora a esa izquierda aberrante que solo piensan en su interés sus propios dirigentes sin importarles para nada sus militantes y, lo que es peor, todos los ciudadanos de España.

Todavía, en sus últimos años de vida, hasta tuvo la dicha de ser arte y parte en las cuestiones de Internet puesto que, en TRIBUNA de SALAMANCA, en su versión digital, logró tener más lectores que otro medio pudiera soñar; eran, si se me apura, los últimos coletazos del más grande que ha existido en la crítica taurina pero que el medio citado supo rescatar para disfrute de todos los lectores del mundo puesto que, como se sabe, gracias a Internet, cualquiera puede ser leído en los cinco continentes.


Alfonso Navalón en una de sus múltiples conferencias por el mundo

Repito que, Alfonso Navalón, en sus últimos años de vida todavía le cupo la fortuna de gozar del medio citado puesto que, desde cualquier parte del mundo recibía muestras de cariño al efecto. Pasó de saborear las reacciones de los aficionados en directo como cuando estaba en el diario Pueblo, a ser reconocido y admirado en los cinco continentes gracias a ese milagro llamado Internet.

 
   
  haznos tu página de inicio   
 
LOS 'BOMBOS' Y LAS 'BOMBAS'
¡AMÉRICA, AMÉRICA!
DAVID SILVETI, MÉXICO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LOS 'BOMBOS' Y LAS 'BOMBAS'
¡AMÉRICA, AMÉRICA!
DAVID SILVETI, MÉXICO
 
OCTAVIO CHACÓN: Del cero al infinito
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
OCTAVIO CHACÓN: Del cero al infinito
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
 
TOROS AL FINAL DE AÑO EN ECUADOR /
AHORA LO SABEMOS /
46º AÑOS SIN FIESTA BRAVA /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / Venezuela
TOROS AL FINAL DE AÑO EN ECUADOR
AHORA LO SABEMOS
46º AÑOS SIN FIESTA BRAVA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.