inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  ¡ADIÓS PANA!  
  Por Redacción M
[ 10/06/2016 ]
 
Partir plaza por úlitma vez
Se cuerpo se marchó en una calesa
El Brujo volvió a casa. Era un reencuentro, el último, para una despedida mutua. Rodolfo Rodríguez El Pana, no pudo regresar con vida terrenal. Pero el legado de un ser humano y de un torero irrepetibles, convertido en leyenda hace ya tiempo atrás, hacía que este temporal adiós fuera un hasta siempre henchido de emotividad. En esas últimas horas en Apizaco hubo mucho: recuerdos, nostalgia, llanto, melancolía, tristeza, y admiración, respeto, nobleza, dignidad, honor, sinceridad, entrega. A El Pana, ahí en su ciudad y en su plaza, lo despidieron y se despidió con humildad y grandeza. Así lo podemos leer en las letras de Don Julio Téllez (que a continuación nos comparte), quien conoció a este "torerillo" desde sus inicios, y quien siempre tuvo las puertas abiertas de su casa Toros y Toreros para El Pana. Pocos como él, podían no solo narrar esta despedida, sino trasladarnos con naturalidad y sensibilidad pura a ese "Hasta la eternidad".

Fuimos a despedir al Pana a su tierra Apizaco, estaba previsto que llegara a las 6 de la tarde. Dieron las 8 de la noche, las 10, las 12, las 2, 3 y 4 de la mañana y al fin llegó. No sé porque extraños motivos tardó mucho tiempo en llegar. Son cosas del Pana, dijo alguno: Recuerden como se atrasaba en el paseíllo las tardes en que toreaba. Fueron muchas horas de hacer recuerdos y anécdotas sobre la vida del torero. Al fin llegó en hombros de amigos y toreros que llorando depositaron su cuerpo en el catafalco preparado para recibirlo. Decenas de camarógrafos y fotógrafos impedían que la gente se acercara a ver por ultimo a su ídolo. Al fin pudimos verlo; el pueblo lloraba, rezaba, tocaba y besaba el cristal que protegía su rostro. A lo lejos su señora Madre con la serenidad y majestad que dan los años, con lentitud secaba sus lágrimas. Yo hice una de las primeras y ultima guardia acompañado de mi amigo Andalco, antes de que se llevaran el cuerpo a la plaza de toros para rendirle una grandiosa y sentida despedida.

¡Con que pasión se entregó la gente!. Muchas guardias entorno al Pana, destacando un grupo de niños toreros vistiendo como vestía el Pana. ¡Despedían al torero con la esperanza de igualarlo algún día!. Cosa imposible. El Pana era un torero irrepetible, lleno de misterio, de drama interior, de magia, con una entrega absoluta cada tarde aunque no hubiera grandes faenas. Una entrega que lo llevaría a la muerte. Eso no le importaba, en varias entrevistas había declarado que sería para él un gran honor morir en el ruedo. La Muerte celosa de las intenciones del Pana le dijo que ella era quien ordenaba el día y la hora en que debía morir y lo castigó matándolo a medias aquel fatídico 1 de Mayo en la plaza de toros de Ciudad Lerdo Durango. Lo llevaron inerte al hospital, totalmente paralizado del cuerpo no de la mente. Su espíritu quedó encarcelado en su propio cuerpo y la Muerte conociendo al Pana como el Brujo o el Mago de Tlaxcala, y con el temor de que se le escapara en cualquier momento, se le acercó y le dijo al oído: “Vive que estoy llegando”, y así lo tuvo prisionero 33 infernales días, castigándolo por la soberbia de querer morir sin su consentimiento.

En las últimas tardes del Pana, percance tras percance parecía decirnos como el poeta místico San Juan de la Cruz: “Muero porque no muero” y al fin venció la Muerte y se llevó el espíritu cautivo del Pana el 2 de Junio.

Deja un gran vacío en el toreo. Toreros de su estirpe ya no se darán en ninguna plaza de toros del mundo. Surgirán maestros, artistas, valientes, pero toreros con ese mundo interior tan rico de misterio, de drama, de magia que hacia llorar al público con sus grandes faenas, esos toreros ya no se darán. ¿Cómo definir al Pana?, preguntaba algún periodista: Como el Pana, fue la respuesta, un torero irrepetible.

Fuimos amigos pero recuerdo en especial aquel abrazo tan intenso, tan lleno de verdad, tan prolongado hace algunos meses cuando le dije que me había hecho llorar con sus faenas a los toros de Garfias, el día de su resurrección taurina. Hoy le digo: Hasta la eternidad amigo Pana, Por allá, en donde todo se sabe, nos veremos pronto.


Nosotros, en Opinionytoros, hemos querido compartir estas letras y este recuento fotográfico con la conjunción del trabajo de tres fotógrafos mexicanos, como un hasta siempre al amigo que encontramos en él, y al muy admirado torero que nos conmoverá para siempre.
 
De madrugada volvió a Apizaco
En el auditorio municipal lo esperaban
Muchos se dieron cita para velarlo, orar, despedirlo
Muestras de afecto y respeto con coronas de flores
O con guardias a sus costados
De jovencitos con sueños de torero, como los tuvo él
Ahí estaba El Pana
Al medio día hubo una vacada en la capital tlaxcalteca
La monumental que lleva su nombre y la escultura que lo evoca lo esperaban
Ahí llegó, en su féretro ataviado con un capote de paseo
Para entrar esta vez en hombros
De otros toreros
En los tendidos lo esperaban con fervor
Como todas las tardes
Comenzaba a dar la primera vuelta al ruedo
Una de las últimas
Entre la tristeza y la aclamación
De la afición
No podía dejarlo de acompañar el pan
También los ganaderos lo honraron llevándolo en hombros
Y desde la barrera como Don Hugo García Méndez
El Pana convocó al pueblo
Para despedirlo
Recorrió este tapete hecho por los artesanos de Huamantla
Salvador Solórzano dolido profundamente por esta pérdida
En la plaza también se montaron otras guardias
El Breco, Rafaelillo, El Glison, los hermanos Angelino
Su mozo de espadas, Mauricio Méndez 'El Calafia'
Y cientos de personas
Se nos piró 'El Pana'
El gobernador Mariano González Zarur acompañó a la madre del torero
Los Ortega ya en la misa celebrada en el ruedo
Juan Luis Silis (a la izquierda)
Don Julio Téllez y Adolfo Guzmán
Sus compañeros y amigos: 'Miguel Cepeda El Breco' y Rafael Gil 'Rafaelillo'
Su familia: su esposa y su hija
Del cielo también cayó alguna lágrima
Torero - Brujo - Leyenda
Rodolfo Rodríguez 'El Pana' en la obra de artesanos tlaxcaltecas
El pueblo, la afición, los amigos, los compañeros
Acompañando a Doña 'Licha Superstar' como cariñosamente llamaba a su madre
La última vuelta al ruedo
Flores y nostalgia
Ahí se iba el torero y el amigo
El Pana
Partía en Calesa
¡Adiós Pana!
¡Hasta siempre!
 
  Fotos: Ramón Sienra, Ángel Sainos, 'Humbert'
  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA MÉXICO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA ...
 
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS /
EL CARAMELO ENVENENADO DE MANUELA CARMENA /
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / España
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS
EL CARAMELO ENVENENADO DE MANUELA CARMENA
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.