inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
  UN BRILLO DE ALAMAR  
   Por Mary Carmen CH. Rivadeneyra - México
[ 29/11/2018 ]
 
     
 

La tauromaquia se ha identificado por tener solemnes momentos, es una pena que desde hace años, aquel minuto de silencio que se guardaba en señal de duelo se haya suprimido por un minuto de aplausos.

Anteriormente todos los aficionados se ponían de pie, se quitaban los sombreros, los toreros las monteras, los picadores sus castoreños, los monosabios hacían lo mismo y así, toda la comitiva se quedaba estática en el paseíllo, una imagen para pintarla al óleo. Ahora los protagonistas de la fiesta lo hacen, más no todo el público. Aquellas tardes se escuchaba únicamente el viento, algún caballo o mulilla inquieta, el sonido de una rienda o el aleteo de un pájaro al volar.

Esta vez, como otras más, inició la tercera corrida de la temporada, con aplausos a la memoria del Matador, Rafael Muñoz “Chito”.

Trascender, lleva implícito el silencio. Descanse en paz.

Un cartel de azares dio paso al lucimiento del espectáculo con el rejoneador Andy Cartagena, Arturo Macías y Leo Valadez, con toros de José María Arturo Huerta y Arturo Gilio.

Más de algún aficionado recordamos al gran toro “Copo de Nieve” de la brillante actuación de Cartagena la temporada pasada, con ese antecedente, la afición estuvo con él esta tarde, en que el empeño y la destreza fueron lo que demarcó el brillo en la obra del  jinete, haciendo gala de alta escuela, pese a la poca fuerza de los astados.

Esta vez, “Espartano” cuyo nombre refiere ser de la bella Esparta, ciudad griega, fue el segundo toro de su lote, con el que lució en banderillas en cada uno de sus tercios, además de colocar un par a dos manos, gustando a la afición. Su brillante cuadra equina y los nombres de cada uno de sus ejemplares, fueron haciendo gala junto con la doma del caballero. Al montar a “Luminoso” hizo todo un espectáculo a su belleza de luna llena, que en un momento de su desempeño, logró un instante en el que parecía llevarnos a una escena mitológica al fundirse en su propio caballo y ser un centauro caminando en la arena del redondel; imagen que arrebató al público.

Culminó la vida del astado con la hoja de peral y le fue otorgada una oreja.

Por su parte Leo Valadez, vestido de grana y oro, ejerció durante su primer toro de nombre “Orgulloso” un capote comunicativo con la asistencia del tendido. Mientras en su segundo toro, “Tocayo” ambos de Gilio, volcó su juventud torera con verónicas y lances por chicuelinas, posteriormente puso calidez en el ambiente con una serie de lucidas zapopinas. Colocó los aretes al astado con lucimiento, pidiendo el permiso de un par más, que logró ubicar en todo lo alto. Con la muleta logró varios muletazos, que confirman su oficio, mientras la afición respondió con un cántico de olés.

Arturo Macías, por su parte, tuvo una actuación siempre dispuesta, en todo momento, podría yo describir unas zapatillas silentes que transportaron a un torero a quien lo profundo de la tauromaquia le ha substraído la sonrisa. En él, anteriormente había un estilo que parecía siempre torear por bulerías flamencas.

En su primer toro “Bien Querido” recibió con gran elegancia a la verónica;  durante el tercio de quites siguió con el mismo lance y una media de olé.

Al cambio de tercio, Arturo con semblante jondo bordó brillantes tandas con la derecha. La pañosa quedó herida y aun así, la improvisó para rematar con manoletinas; pero todos sabemos que las orejas se ganan con la muleta y se cortan con el estoque, el tiempo se hizo líquido y tintinearon los avisos.

En el quinto de la tarde, su terno marino y oro armonizaron con los misterios del mismo mar.  Recibió a “Dos Amigos” quizá la suma del toro y el percal.

Recurrió a llevar al toro con mucha clase hacía los medios. Casualmente a mitad de lidia, también otra muleta salió herida. Simbolismo arquetípico.

Las tandas de muletazos, no se coronaron con la suerte suprema.

Fue una tarde en la que el otoño, lleva las hojas con fino murmullo entre las calles, esas que conducen a la monumental de Insurgentes, siempre con la ilusión de ver un brillo de alamar.

 
     
   
 
   
Para enviar tu comentario, es necesario REGISTRARSE previamente. Si has olvidado la contraseña, pincha aquí. Puedes ver aquí las NORMAS DE USO.
 
  E-mail  
 
Contraseña
 
 
 
  Opinión
 
 
 
 
 
     
  haznos tu página de inicio   
 
ADIÓS AMIGO JORGE
¿AÑO NUEVO?
DIETARIO PICAMILLS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
ADIÓS AMIGO JORGE
¿AÑO NUEVO?
DIETARIO PICAMILLS
 
ANÍBAL RUÍZ:
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LIMA 2018: GALDÓS SE LLEVÓ EL ESCAPULARIO DE ORO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ANÍBAL RUÍZ: "No conozco para nada a esa ...
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LIMA 2018: GALDÓS SE LLEVÓ EL ESCAPULARIO DE ...
 
LOS RAPEROS SE UNEN AL CLAN DE “SERES RAROS” / Mary Carmen CH. Rivadeneyra
52 AÑOS TAURINOS / Mary Carmen CH. Rivadeneyra
EL ORDEN DE LOS FAROLES NO ALTERA LA LUZ / Mary Carmen CH. Rivadeneyra
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
LOS RAPEROS SE UNEN AL CLAN DE “SERES RAROS”
52 AÑOS TAURINOS
EL ORDEN DE LOS FAROLES NO ALTERA LA LUZ
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.